Violeta Mangriñán ha retransmitido a través de su Instagram, uno de los momentos más terroríficos a los que se ha enfrentado últimamente

Violeta Mangriñán, ex tronista de MYHYV‘ ha vivido una de las experiencias más turbadoras y surrealistas a las que se ha enfrentado últimamente. Así lo narraba ella misma casi en directo, a través de su stories en la red social Instagram donde ya acumula 1,4 millones de seguidores.

¿Os imagináis que llegáis a casa y vuestro portero os dice que dos individuos han estado haciendo preguntas sobre vuestra persona? Esto es lo que le ha ocurrido a Violeta, quien confesaba muy alterada que tenía verdadero pánico a volver a su propia casa por si estas dos personas la estuvieran esperando.

“No me atrevo a entrar en mi urbanización. Esto es una película de terror y hasta que no venga Fabio no subo a mi casa”

A lo que no daba crédito la ex concursante de ‘Supervivientes’ es que el propio portero de la urbanización donde residen ella junto a Fabio, su pareja, le haya proporcionado la dirección del piso. Le han preguntado donde vivo, han subido hasta la puerta de mi casa y tengo miedo”

El angustioso día de Violeta Mangriñán ('MYHYV'): "De película de terror"

La película de terror de Violeta Mangriñán en ausencia de su pareja, Fabio Colloricchio

Violeta ha querido dejar claro que el portero no tiene que proporcionar dicha información, ya que también debe velar por la intimidad de los residentes: “Ahora me va a oír también el portero, porque no tiene que decir dónde vivimos”

Más tarde, era la misma protagonista de este acoso en toda regla quien publicaba las imágenes de la cámara de seguridad, donde aparecen las dos personas que se han hecho pasar por periodistas para lograr dar con ella. El socorriste de la Urbanización también le aseguró a Violeta que había hablado con ellos y estos le habían comentado algo totalmente rocambolesco: “Le han dicho al socorrista que yo me estaba haciendo las uñas y que había quedado con ellos en mi casa, que allí me esperaban

Algo que está claro es que nadie está a salvo de estas personas que parecen no distinguir la admiración del acoso, algo que se acrecenta si la persona es famosa o conocida.