El ‘asqueroso’ comentario con el que Irene Rosales, mujer de Kiko Rivera, ha estallado

La esposa de Kiko Rivera, Irene Rosales, ha estallado en su perfil de Instagram, con un comentario de muy mal gusto

Irene Rosales, mujer de Kiko Rivera, ha decidido coger el ‘toro por los cuernos’ y publicar un comentario de los muchos que recibe habitualmente en su perfil de Instagram, para que sus seguidores entiendan la cantidad de ‘basura’ que muchos famosos tienen que aguantar.

Y es que la colaboradora de ‘Viva la Vida‘ tiene que lidiar con personajes indeseables que sólo buscan hacer daño a través de redes sociales de forma anónima. No es la primera vez que la nuera de Isabel Pantoja responde a comentarios soeces en sus redes sociales o en su propio móvil. Hace unos meses, en plena época estival, Irene tuvo que soportar numerosos comentarios sobre su figura, llegando a asegurar que la joven se encontraba de nuevo embarazada.

Aunque sea difícil de entender, ser famoso en una red social implica tener que ver comentarios y lidiar con gente que sólo busca hacer el mayor daño posible. En estos casos lo mejor es borrarlos, o simplemente limitarse a no leer los comentarios, aunque esto implique un distanciamiento con tus seguidores.

Un comentario de muy mal gusto que ha hecho estallar a Irene Rosales

Al principio los mensajes que recibía la esposa de Kiko Rivera eran sólo relacionados con su trabajo o con su figura, llegando a criticarla duramente porque lucía algo más de barriga o porque no estaba tan en forma como otras famosas. Pero en vista de que la joven le ha quitado hierro a este tipo de mensajes, ahora se limitan a atentar directamente a la figura de su marido, o a la integridad física de la joven:

«Irene ¿que se siente teniendo que comerle la poll* a ese mongel?… ¿Por dinero? ¿No podías trabajar? Y encima cornuda… Qué palo te vamos a meter»

Irene hacía una captura a este ‘despropósito’ y lo subía en su cuenta de Instagram con una sola frase como respuesta: «Hay gente que da tanto asco» A la joven le ha sido imposible contenerse, en esta ocasión, ante un comentario tan bárbaro y que sólo busca hacer daño.