El auge y descenso a los infiernos de Ernesto Neyra, ex de Carmina Ordóñez

Ernesto Neyra, ex pareja de Carmina Ordóñez, llegó a ser toda una estrella de la televisión

Ernesto Neyra se convertía en uno de los hombres más conocidos de nuestro país, debido a su enlace con la malograda Carmina Ordóñez. Esta relación le aportó todo un mundo de fama, dinero, y cientos de portadas de revista. Pero no era oro todo lo que relucía.

La polémica y caída en barrena de Ernesto Neyra, fue cuando ambos protagonizaban una sonada exclusiva en una revista muy famosa, en la que ella aparecía con un ojo morado y la cara visiblemente hinchada. Entonces ella confesaba que se había caído en la ducha, pero más tarde estas fotos fueron utilizadas para acusarlo de malos tratos continuados.

Dos años duró este matrimonio en el que todo eran fiestas, saraos, y una vida tan frenética que pasó factura a ambos. De aquella denuncia de malos tratos no quedó nada. El juez la desestimó porque ella no denunció en el momento de la agresión, sino un tiempo más tarde. Ya era tarde para Ernesto porque caía sobre él una losa de la que no pudo desprenderse, ya que su segunda mujer, la ex azafata de ‘Telecupón‘, Lely Céspedes, también presentó una demanda por malos tratos.

El auge y descenso a los infiernos de Ernesto Neyra, ex de Carmina Ordóñez

Aunque fue absuelto, nada volvió a ser lo mismo; el andaluz perdió el hueco que se había hecho en la pequeña pantalla, y tuvo que comenzar una nueva vida.

 

Una nueva vida para Ernesto Neyra

Me han destrozado la vida. Tuve que irme a México para ganarme la vida. Mi madre, que ya ha muerto, sufrió mucho con las acusaciones”, aseguraba en ‘Viva la vida’, el primer plató de televisión que pisa desde hace casi una década; y es que entonces volvía a la palestra tras un reciente juicio en el que se ha enfrentado a Kiko Matamoros y Makoke.

En este regreso explicó a Toñi Moreno que no le guardaba ningún rencor a Carmina por aquel episodio. Y tampoco a Lely, con la que tenía una buena relación por el bien de sus hijos; de hecho, el año pasado se dejaron ver juntos en la playa, algo que disparó los rumores de reconciliación, pero él aprovechaba este momento para negarlo. Alegó además que pasaron ese día juntos en armonía con el fin de hacer felices a sus tres pequeños.

El ocaso y descenso a los infiernos de Ernesto Neyra

Pero las cosas se torcieron y la vida de Neyra cambió para siempre. Lely Céspedes denunciaba a Neyra por impago de las pensiones de los tres hijos que tienen en común. Según contaba su abogado, Ricardo Corzo, Ernesto pensó que ya había cumplido con la justicia, pero no fue así: “Se condenó a Ernesto a una multa de una cuota diaria y también una indemnización por el impago de la pensión de sus hijos con Céspedes, entonces mi cliente abonó dos pagos de 6.000 y 5.000 euros y él creía que había pagado la multa”

El pasado 8 de agosto, Ernesto fue detenido por la guardia civil en Matalascañas, cuando se encontraba pasando unas vacaciones con su actual pareja, y junto al colaborador de ‘Sálvame‘ Antonio David Flores. Al parecer, Neyra fue condenado a 90 días de cárcel, pero al no ingresar de manera voluntaria, la Guardia Civil rastreó sus pasos hasta un hotel de la localidad andaluza donde se había registrado durante las vacaciones.

Su abogado logró conseguir para él el tercer grado tras pasar tres semanas en prisión. La vida de Ernesto Neyra dista mucho de la que tenía a finales de los 90 y principios del 2000, donde todo eran fiestas y glamour, al lado de una de las mujeres que han pasado a la historia del papel couché de nuestro país.

Lely Céspedes y Ernesto Neyra durante su enlace