La ‘influencer’ muy enrojada con todos aquellos que critican su faceta como madre

Casada con el controvertido presentador Risto Mejide y convertida en una influencer con algo mas de 1,5 millones de seguidores en la red social Instagram, la joven modelo de 24 años Laura Escanes es sin duda una mujer de éxito.

A este éxito profesional se le sumó la llegada hace casi un año de su primera hija, Roma. Su nacimiento trajo una gran felicidad a la vida del presentador catalán y de la modelo e ‘influencer’ nacida en Barcelona.

Desde que Roma nació, Laura Escanes ha ido plasmando esa felicidad de ser madre primeriza a través de las redes sociales. Sin embargo, desde el principio la modelo ha tenido que soportar día tras día numerosas críticas por su forma de criar a su hija.

Eso ha provocado finalmente el enojo de la ‘influencer’, quien muy molesta con sus ‘haters’ les ha contestado haciendo una reflexión sobre la maternidad.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Y pensar que en menos de dos meses hará un año de este momento 💔

Una publicación compartida de Laura Escanes (@lauraescanes) el

La modelo reflexiona sobre la maternidad y contesta a las críticas

Laura suele recibir comentarios en los que se se la crítica, por ejemplo, cuando sale a cenar con sus amigas o acude al gimnasio en vez de atender a su hija. También se la crítica por publicar en las redes fotos suyas en las que aparece con vestidos cortos o en bikini, ahora que ya es madre.

Por eso y cansada de que se le cuestione una y otra vez por su faceta como madre, la joven ha querido dejar un claro mensaje dirigido a todos los críticos:

“Soy madre y me pongo vestidos cortos. Me hago fotos en bikini, juego al Animal Crossing, me opero el pecho y me voy con mis amigas de cena. Tengo tiempo para leer. Me voy con mi pareja un fin de semana. Voy al cine, voy de compras, me maquillo, escribo. Contesto a mis haters, hago ‘stories’ desde el sofá, hago vídeos tontos, me río…”.

El mensaje lo completa afirmando que también cambia los pañales a su hija, le da el biberón, juega y se baña con ella, a veces se desespera cuando ve que su hija no come, sonríe, se le pase el enfado y pasea con su hija.

Par finalizar, la joven ‘influencer’ deja claro que no se las da de “supermamá”, pero que cada uno se organiza como puede, como considera y como pueda permitirse. La modelo tiene claro en ese sentido que “No soy mejor, pero tampoco peor”.