El cambio radical de look de Clara Lago: El rubio platino que mejor sienta a los 30

El rubio patino siempre ha sido sinónimo de seducción. Actrices como Marilyn Monroe o Marlene Dietrich, ayudaron a crear el mito

Si hablamos de rubios perfectos tenemos que referirnos al eterno rubio platino de las actrices más recordadas de Hollywood. Marilyn Monroe, Jean Harlow, Marlene Dietrich, Grace Kelly o la exuberante sueca Anita Ekberg entre muchas otras, que se convirtieron en objeto de deseo de muchos hombres y de muchas mujeres.

No hay olvidar que en la época dorada de Hollywood, las morenas también tenían un hueco muy especial entre las más deseadas, muchas de ellas se convirtieron en ‘femmes fatale’. Recordemos por ejemplo a Rita Hayworth en Gilda, Ava Gardner, Sophia Loren, Elizabeth Taylor o la intensa y provocativa Heddy Lemarr, todas ellas morenas, misteriosas y con un toque de maldad perfecto para contrarrestar a las perfectas rubias de curvas rotundas.

A lo largo de los tiempos y desde que el cabello se puede decolorar y tintar de otros colores, la mujer y también el hombre han tenido la libertad de elegir el tono de su pelo. Ya no tenían que conformarse con el color de pelo con el que habían nacido, y eran totalmente libres para poder lucir el color o tono que le diera la gana.

Clara Lago abandona el moreno y se pasa al rubio platino

Clara Lago, actriz española de 30 años, ha cambiado radicalmente de aspecto, pasando de una melena oscura, a una rubia platino. Ella misma mostraba este drástico cambio de look en su cuenta de Instagram donde ha dejado boquiabiertos a muchos de sus más de 800.000 seguidores.

La novia de Dani Rovira aparece en una de sus últimas publicaciones ataviada con una sudadera con capucha, pero deja entrever que su melena ha cambiado de color, ahora luce un rubio platino. Aún se desconoce si este giro a su imagen ha sido debido a exigencias del guión, ya que se encuentra en Buenos Aires para un nuevo proyecto, o si bien es porque quiere cambiar de imagen para poder hacer frente a un invierno que se antoja extraño y asfixiante.