El conmovedor relato de Orlando Bloom tras fallecer Mighty, su alma gemela

Orlando Bloom perdió a Mighty en unos de sus paseos campestres en California

El famoso actor Orlando Bloom, vivió uno de los peores momentos de su vida, en 2020, año en el que perdía a su compañero de viaje más especial y peludo. Un triste momento que contrastó con otro de felicidad extrema, ya que Orlando se convertía en padre junto a la cantante Katy Perry. (Cabe recordar que Orlando ya fue padre junto a la super modelo Miranda Kerr)

Orlando estaba muy unido a su perro, un precioso caniche adoptado llamado Mighty. No era nada extraño que el famoso actor compartiera en sus redes sociales, divertidos momentos con su perro. Una unión que superaba el vínculo entre amo y mascota, llegando a convertirse en su compañero de vida y mejor amigo. Todo el que haya tenido esa conexión especial con un animal sabe de lo que hablamos.

Por este mismo motivo, cuando ese ser especial desaparece de nuestras vidas, dejan un hueco que duele cada vez que nos viene a la cabeza su ladrido, su maullido, o esa mirada con la que expresaban sus sentimientos.

La carta de despedida a Mighty y la bienvenida a su nueva mascota, Buddy

Orlando Bloom salía con Mighty a pasear y a practicar hiking (senderismo). Pero uno de esos momentos de felicidad, se convertía en una pesadilla para el famoso actor británico. Mighty echó a correr sin mirar atrás y Orlando le perdió la pista. Tras días de intensa búsqueda, el actor ofrecía una suculenta recompensa, pero todo fue en vano. A los siete días de su desaparición, se encontraba el collar del perro en un lugar estratégico, y  se le daba por muerto.

Orlando quedó desolado, y publicaba una emotiva despedida de quien se mantuvo a su lado hasta el día que echó a correr para encontrar la muerte: “Mighty ya ha cruzado al otro lado. Después de 7 días de búsqueda desde el amanecer hasta al anochecer. Hoy, el séptimo día, hemos encontrado su collar…. He llorado más de lo que creía que era posible, algo que se ha tornado en catárquico y sanador. He buscado por todas partes, no he dejado un rincón sin inspeccionar, escalado, escarbado, en cada grieta, patio.. También he usado perros rastreadores” narraba Orlando en sus redes sociales.

“Estoy muy agradecido de haber aprendido de la lealtad de Mighty, mi pequeño hombrecillo. Él me enseñó que el amor es eterno y tienen una gran carga de devoción. Estoy seguro que él sabía que lo busqué en todos los lugares posibles para poder encontrarlo. Era más que compañía. Era una conexión entre dos almas gemelas. Gracias. RIP mi pequeño Mighty” Tanto caló Mighty en Orlando, que a lo pocos días se tatuaba su nombre en el pecho.

Meses después de perder a Mighty y de haber llorado su pérdida, Orlando y Katy decidían adoptar a otro perro. Buddy, un pequeño cachorro que llegaba a su vida para poder llenar parte de ese hueco que dejó Mighty con su ausencia.

“Nada ni nadie podrá sustituir a Mighty, pero acoger a este pequeño ha conseguido reconfortarme”. Escribía Orlando tras preséntalo en sus redes sociales. Eso sí, animaba a sus mas de 5,4 millones de seguidores a que adopten en lugar de comprar: Si nunca has adoptado o te lo estás planteando, te lo recomiendo encarecidamente; es muy beneficioso para ambos y recuerda: nunca juzgues un libro por su portada”

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Orlando Bloom (@orlandobloom)