El colaborador de ‘Telecinco’ no puede reprimir su gran tristeza al ver que sus hijos no han acudido al bautizo de su pequeña Mía

El duro ‘varapalo’ que se ha llevado el colaborador de ‘Sálvame’ Gustavo González, que le sumerge en una gran tristeza. El popular paparazzi reconoce tener un sabor un tanto agridulce desde la celebración del bautizo de su pequeña hija, ya que sus otros hijos no han estado presentes.

Según ha relatado Gustavo, dicho evento no ha sido de forma religiosa, sino un acto muy emotivo al que no acudieron ninguno de sus hijos mayores. Algo que ha causado una profunda tristeza al colaborador, puesto que lleva mucho tiempo luchando para lograr tener buena relación con ellos.

“En la ceremonia estuvieron muy presentes porque fueron nombrados y yo, lógicamente, me emocioné. Hay que dar tiempo, yo hice las cosas muy mal, hice un daño que espero que vaya remitiendo”, confesaba compungido el marido de María Lapiedra.

Y es que la cara de Gustavo reflejaba el inmenso dolor que puede sentir un padre, al no poder reunir por fin a todos sus hijos, sobretodo en un día tan especial como ha sido el bautizo de su hermanita más pequeña.

Una cosa que ha llamado bastante la atención es que tampoco acudió a la celebración ningún compañero del González, y ni tan siquiera le han dado la enhorabuena: “No, no pasa nada. En esa ceremonia estuvo la gente que, bueno, dentro de las circunstancias, pudo porque teníamos que ser familiares y pocos amigos” explicaba Gustavo.

Gustavo González confiesa que no echó de menos en el bautizo a ningún compañero suyo

No obstante Gustavo ha reconocido que no echó de menos a ninguno de sus compañeros del plató de ‘Sálvame’: “No, porque de la gente que me quiere sí he tenido ese mensaje. Son compañeros, sé que alguno me tiene mucho afecto y también he aprendido a aceptar y a querer de esta manera“, sentenció el comentarista de televisión.

El duro 'varapalo' de Gustavo González (Sálvame) que le sumerge en una gran tristeza