Anabel Pantoja continúa participando en el realista ‘Sola/Sólo’, donde está dejando escenas para recordar

Lo cierto es que aunque el título del reality sea la descripción del mismo, ‘Sola/Sólo’, hay que reconocer que no es que Anabel Pantoja esté totalmente aislada sin saber nade de nada del exterior. La colaboradora de ‘Sálvame’ puede tener contacto con lo suyos a través de llamada telefónica o videollamada, cuando se lo permite el programa.

Así la hemos podido ver hablando con su novio, Omar Sánchez, a quien cariñosamente le llama ‘El Negro’, con su tía, Isabel Pantoja, quien le ha recordado que siga siendo ella, con kilos de más o no. O con el mismo Maestro Joao, quien le ha leído el futuro y le ha asegurado que se quedará embarazada antes de pasar por el altar con su prometido.

Pero a pesar de poder saber de su familia y de saber que a diario Sálvame conecta con ella para animarla, ella no ha dejado de dar escenas inolvidables en las que, prácticamente, pierde los papeles. Haciendo ensaladilla rusa, preocupada por si ha ganado más peso, imitando a Jennifer López o siendo víctima de bromas pesadas por parte de los colaboradores del programa vespertino de Telecinco.

El emotivo encuentro entre Anabel Pantoja e Irene Rosales

Anabel Pantoja recibe la visita de su ‘prima’, Irene Rosales

Por si las llamadas y videollamadas fueron poco, Anabel ha recibido su primera visita en el pisito de soltera ubicado en las instalaciones de Mediaset. Una visita presencial sin pantallas de por medio. La primera en hacer los honores ha sido Irene Rosales, esposa de su primo, Kiko Rivera, a quien considera casi de su sangre y con quien tiene una íntima amistad.

Irene no ha dudado en calmarla, animarla  y sobre todo tranquilizarla asegurándole que en el exterior todo está bien y no tiene por lo que preocuparse: “Sólo llevas una semana, todo sigue bien y como siempre”  Pero Anabel no está acostumbrada a estar sola y cualquier cosa que le ocurre en las cuatro paredes de este reality exclusivo de Mitele Plus, lo magnifica por diez y acaba llorando o inmersa un ataque de nervios.

El emotivo encuentro entre Anabel Pantoja e Irene Rosales