El emotivo gesto que Sofía Suescun tuvo con su perra Lucía antes de tomar la dura decisión de sacrificarla

Sofía Suescun y Maite Galdeano se despidieron de Lucía que tuvo que ser sacrificada debido a un cáncer incurable de huesos

Sofía Suescun y Maite Galdeano se despidieron de Lucía que tuvo que ser sacrificada debido a un cáncer incurable de huesos

Si hay algo que hace muy feliz a Sofía Suescun es compartir su vida con una enorme familia peluda. No es la primera vez que Sofía confiesa el gran amor que siente por los animales pues para ella son un pilar fundamental en su día a día. La colaboradora de programa de Telecinco lo demuestra siempre que puede presumiendo de ellos en las redes sociales.

La hija de Maite Galdeano y pareja de Kiko Jiménez vivió hace pocas semanas un cúmulo de emociones  Por una parte, se emocionaba tras ver cómo su perra Thila daba a luz a cachorritos, sin embargo, por otro lado, se veía en una gran encrucijada con su perra Lucía, una rottweiler de 8 años.

Sofía debía enfrentarse a una de las decisiones más difíciles como ‘mamá’ de una de sus mascotas más queridas y se ha roto como nunca al confesar en redes sus sentimientos: “Me cuesta mucho decirlo, hay que dormir a Lucía”. La perra debía ser sacrificada debido a un cáncer incurable de huesos.

Sofía Suescun y Maite Galdeano se despidieron de Lucía que tuvo que ser sacrificada debido a un cáncer incurable de huesos

Los sentimientos encontrados de Sofía Suescun

Sofía Suescun siguió con mucha ilusión y muy expectante el parto de su perrita Thila, muy orgullosa de su peluda, pero a la vez se mostraba muy triste por el desenlace final de la vida de lucía, su otra mascota desde hace ocho años. Apenas sin poder articular palabras, pues la emoción se alojaba en su pecho y provocaba que las lágrimas resbalaran por sus mejillas sin poder evitarlo.

“No quiero ponerme mal, porque es un día para disfrutarlo, acaba de nacer el primer bebé de Tila y hay que celebrarlo, pero por otra parte hay que dormir a Lucía. Me cuesta mucho decirlo cuando ya lo tengo superado y asumido”, confesaba  entre lágrimas en sus ‘stories’ de Instagram.

Quiero verlo como algo positivo, porque ya no le va a doler más la pata y tal pero estoy bien de verdad”. Sofía trataba de hacerse a la idea de que es la mejor decisión para acabar con el insoportable dolor que Lucía estaba soportando en los últimos tiempos. “Ver a mi madre realmente rota me mata”, comentaba sobre el trago amargo que está compartiendo con su madre, Maite Galdeano.

Sofía Suescun quiso moldear la huella de Lucía

Lucía es irreemplazable para Sofía Suescun, su vacío cuando ya no esté no va a poder llenarlo ninguna otra mascota. Atrás quedarán recuerdos preciosos compartidos con su preciosa Rottweiler, que la acompañará en su nueva casa. “Voy a llevarla ahora a hacer una huellita, aprovechando que tengo ahí la obra de la casa, para que se quede en el cemento su pata y quedármela para el recuerdo”, un precioso detalle con el que podrá tenerla siempre cerca.

Sofía Suescun y Maite Galdeano se despidieron de Lucía que tuvo que ser sacrificada debido a un cáncer incurable de huesos