El enfrentamiento entre Kiko Hernández y Anabel Pantoja, y la patada al diccionario de esta última

La sobrina de Isabel Pantoja y Kiko Hernández siguen mostrando sus diferencias cuando coinciden en ‘Sálvame’

La relación de trabajo entre los colaboradores Kiko Hernández y Anabel Pantoja suele ofrecer a los espectadores de ‘Sálvame’ momentos divertidos y entretenidos. Sin embargo también puede dar momentos de tensos enfrentamientos.

Esto último es lo que ocurrió ayer, cuando la sobrina de la tonadillera se equivocó al utilizar mal una expresión. Anabel se equivocó mientras hablaba sobre lo que dijo Aneth Acosta sobre la invitación de Omar Montes al cumpleaños de Isabel Pantoja.

En un momento determinado Anabel dijo “Alimar esperezas” en vez de “limar asperezas”, algo que no paso por alto Kiko. Este le recriminó al momento su error: “No se puede decir esto delante de los espectadores”.

Kiko fue aún más allá. Le dijo que por su error debía pedir perdón al público presente y a los espectadores. Anabel se dirigió al público presente y de rodillas pidió perdón a todos.

El enfrentamiento entre Kiko Hernández y Anabel Pantoja, y la patada al diccionario de esta última

Sin embargo el enfrentamiento entre ambos se veía venir y así ocurrió.  La sobrina de Isabel Pantoja volvió a equivocarse al utilizar la palagra “esperemos”. Lo hizo dentro de un contexto donde debía utilizar la palabra “esperamos”.

Las risas disimuladas de Kiko y también Mila Ximénez, acabaron por enfadar a Anabel: “Ya está bien, si me río de todas las veces que te sale el perdigón de la boca estamos aquí toda la tarde”.

Pero lo que enfadó aún más a Anabel, fue que Kiko le echara en cara que no participar en las noticias de actualidad y que se hubiera levantado tarde. El colaborador le dijo que debía de usar menos el móvil e Instagram, y leer más el periódico para prepararse las noticias.

Anabel contestaba que se había levantado muy temprano, ya que no había podido dormir bien con su nuevo colchón. La joven terminó escribiendo en una pizarra las palabras con las que se había equivocado.