El presentador alicantino ha logrado recuperar casi todo el aspecto físico que lucía antes de su enfermedad

Hace poco mas de un año, el presentador del programa ‘La ruleta de la suerte‘ de Antena 3, Jorge Fernández, dio a conocer a través de las redes sociales el problema de salud que padecía y que le estaba haciendo perder peso de forma considerable.

Fernández llego a perder en apenas un año hasta 10 kilos, como consecuencia de una extraña enfermedad del aparato digestivo provocada principalmente por la acumulación de mercurio en el organismo.

Sin embargo y tras meses de medicación, el presentador de 48 años finalizó ese tratamiento el pasado mes de julio. Fernández ha logrado recuperar casi todo el gran aspecto físico que tenía.

Para dejar constancia de ese gran cambio físico que ha experimentado tras superar la enfermedad, el presentador alicantino ha compartido con todos sus seguidores en su cuenta de Instagram su experiencia con esta enfermedad y una foto doble.

En ella se puede una imagen tomada el verano pasado, y a su lado otra realizada recientemente.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Jorge Fernández (@jorgefdeztv) el

Para superar el problema, importante la ayuda médica pero también la voluntad personal

Como el propio Fernández indicaba en su publicación: “Entre la foto de la izquierda y la de la derecha han pasado 12 meses exactamente”. El presentador desde hace 15 años de ‘LRDLS’ añadió junto a la foto un texto, en el que habló de su voluntad personal para afrontar el tratamiento.

Fernández explicó que lo primero que hizo fue centrarse en cual era su problema y su debilidad. El presentador continuó, señalando que luego comenzó a estudiar sobre todo el conjunto de síntomas que provocaban su debilidad.

Ese estudio profundo le llevó al siguiente punto, localizar a los profesionales idóneos que le debían tratar, ya que “no todos valen para ciertos momentos claves y críticos”.

Como ya resaltó en otras ocasiones, Fernández destacó también que aunque es muy importante la ayuda médica para el tratamiento, también los es la voluntad de la persona:

“No sería eficaz si uno no se pone un día delante del espejo y dice: ‘Se acabó’. Voy a hacer todo lo que esté en mi mano para terminar con esto”.