El estremecedor relato de Fiama Rodríguez cuando los médicos le dijeron que se moría

Fiama Rodríguez saltaba a la fama tras su concurso en ‘La Isla de las tentaciones’

Los golpes más duros son los que te hacen ser más fuerte. De esto sabe Fiama Rodríguez, la joven canaria que se dio a conocer tras participar en el reality ‘La isla de las Tentaciones’, en Telecinco. Fiama, que ahora parece estar centrada en su profesión de Influencer y en su canal de la plataforma Mtmad, ha realizado una desgarradora confesión sobre su adolescencia que le ha dejado secuelas.

Ha sido en su canal de esta plataforma de vídeos por streaming, Mtmad, donde relataba como pensó que no viviría más allá de los preciosos 17 años. Una dura experiencia que le ha valido para vivir la vida día a día con intensidad, sin devanarse los sesos en un futuro incierto.

La joven se abría en canal para revelar a sus seguidores sobre su salud. A los 17 años y de manera repentina mientras esperaba a entrar a un concierto con unos amigos, Fiama comenzó a vomitar sangre: «Empecé con dolores en la garganta, pero no le di importancia. Seguí hablando con mis amigos pero me empezó a salir sangre por la boca y por la nariz, pero como una cascada de sangre».

Asustada, fue llevada de urgencia al hospital donde se quedaba ingresada con un pronóstico muy reservado: «Estuvieron haciéndome pruebas toda la noche y no daban con la explicación»

Los médicos llegaron a decirle a su familia que se moría y que tenían que despedirse de ella

Los médicos no daban crédito al origen de su misteriosa dolencia, por lo que Fiama tuvo que ser trasladada a cuidados intensivos. En esta delicada situación y con solo 17 años, Fiama llegó a pensar que era su final, por lo que incluso planeó como quería que fuera su funeral.

Máxime cuando los facultativos contaron a su familia que Fiama se moría, por lo que podrían pasar de dos en dos personas para despedirse de ella: «Los médicos les habían dicho que yo me moría y que les habían dejado entrar a la zona crítica para decirme adiós»

Ante esto, Fiama no derramó ni una lágrima, según sus propias palabras testimoniales. Sólo quería que todo terminara cuanto antes, eso sí, siempre mostraba su mejor cara de alegría, incluso haciendo chistes con su familia, para que éstos no tuvieran un mal recuerdo de su final.

Una neumóloga en prácticas optó por quitarle medio pulmón, como último recurso

Cuando volvió a sangrar, los médicos ya tenían claro que iban a sedarla hasta que muriera sin dolor, pero una neumóloga en prácticas no desistió y se negó a que una adolescente fuera sedada sin probarlo todo antes. Fiama fue llevada a quirófano para extirparle medio pulmón como último recurso. Último recurso que le salvó la vida a la influencer: «Me sacaron medio pulmón y la cosa mejoró a los pocos días. No sabemos por qué, pero funcionó. Hierba mala nunca muere»

Como recuerdo de que es una luchadora y una supervivientes, Fiama posee una enorme cicatriz en un costado debido a la grave operación  in extremis a la que se sometí para salvar su vida.