El éxito imparable de Anna Ferrer, hija de Paz Padilla, con solo 24 años

Anna Ferrer Padilla, hija de Paz Padilla, ha logrado un rotundo éxito en redes y en los negocios, con solo 24 años

Anna Ferrer ha sabido labrarse una carrera al margen de sus apellidos. La hija de Paz Padilla no ha dejado de cultivar éxitos en el plano profesional, y en el personal. Y es que además de haber dado el salto al plano empresarial con bastante éxito, tiene pareja sentimental desde hace unos años. Iván, su novio, es uno de sus grandes apoyos y también el de su madre, según llegó a confesar ella misma en más de una ocasión. Las duras pérdidas personales que Paz y Anna tuvieron que afrontar el año pasado, las ha convertido en todo un ejemplo de superación, plasmando estas claves en el libro que ha escrito la presentadora de ‘Sálvame’, ‘El Humor de mi vida’.

Pero al margen de su vida personal, Anna ha sabido desvincularse de alguna manera de su título de ‘hija de’. Ahora cuenta con más de 670.000 seguidores en Instagram, pero Anna comenzó tímidamente y de manera lenta pero segura, en otras plataformas como Youtube. Fue aquí donde más se dio a conocer y donde registró su periplo por el extranjero en sus últimos años de la carrera de Administración y Dirección de empresas, gracias a una beca Erasmus.

Tras graduarse y haber compaginado a la perfección sus estudios y su presencia en la redes, decidía realizar las prácticas en el departamento financiero de Mediaset, pero pese a que muchos ya daban por hecho que la joven tiraría de apellido para conseguir un puesto delante de las cámaras, lo cierto es que prefirió mantenerse en un segundo plano y continuar con su formación.

Ana Ferrer y Paz Padilla son empresarias de éxito con la marca de moda ‘NoNiNá’

Pero Anna parecer decidida a seguir formándose en un campo que le apasiones y en el que quiere permanecer el mayor tiempo posible: la moda. Ahora se encuentra realizando un máster en en Creación y Dirección de Marcas de Moda, que le servirá para crecer aún más en este difícil industria, golpeada también por el impacto del coronavirus. Anna ha sabido digerir el peso de su apellido, y ha logrado permanecer en su papel de actriz secundaria, mientras su madre sigue siendo la protagonista. Su carácter tímido, apacible y sin ansias de ser famosa, la han posicionado en el lugar donde ella quiere estar y realizando aquello que le apasiones con un enorme éxito.

Y reflejo de esta pasión es su éxito tras las tiendas y la marca ‘No Ni Ná’, que abría sus puertas de manera tímida entre muchas críticas, pero que ha sabido asentarse gracias a una ardua campaña de marketing en redes y en internet en general, y reinventarse a la hora de escoger las prendas de su catálogo Ahora ya poseen una plataforma de venta online, gracias a los esfuerzos y estrategia planteada por la hija de Paz Padilla.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de NO NI NÁ (@noninazhr)