El frenazo en seco de Julia Janeiro (‘Juls Janeiro’) en Instagram

Julia Janeiro vio como el pasado 18 de abril, saltaba a multitud de medio como la hija de María José Campanario y de Jesulín de Ubrique

La nueva hornada de famosos vienen pisando fuerte. Jóvenes ‘hijos de’ como Julia Janeiro, hija de María José Campanario y de Jesulín de Ubrique, Tana Rivera, hija de Eugenia Martínez de Irujo, Alejandra Rubio, hija de Terelu Campos, o Rocío Flores, hija de Rocío Carrasco y de Antonio David Flores, son solo algunas de las aspirantes a celebrities que han llegado a la prensa rosa para quedarse.

Julia cumplía los 18 años el pasado mes de abril, momento en el que su rostro fue despixelado y pudimos ver el diamante en bruto para redes sociales. Según su entorno, siempre la ha interesado el mundo del maquillaje, la estética y la moda, cosa que plasma en su perfil de Instagram donde presume de marcas de lujo y de deportivas al alcance de muy pocos.

La subida de seguidores en Instagram comenzó justo en el momento en el que, aún siendo menor de edad, su madre, María José Campanario, publicaba una polémica carta dirigida a Belén Esteban, en la que la criticaba e insultaba a partes iguales. Por citación indirecta, Julia se convertía en una de las personas más buscadas en internes, más en concreto, en redes sociales, y aquí fue donde sus seguidores se multiplicaron de manera asombrosa.

El frenazo en seco de Julia Janeiro en Instagram: Pasos que podría dar en un futuro

Julia pasó de tener unos 6.000 followers a tener alrededor de 50.000, una cifra nada desdeñable para una chica que entonces era menor de edad. Cuando celebró su mayoría de edad, y por ende, comenzó a aparecer en programa como ‘Sálvame‘, en Telecinco, sus followers subían cada hora llegando a alcanzar, 72 horas después de su cumpleaños, los 177.000 seguidores.

Pero la cosa parece haberse enfriado y a Julia le ha pasado factura el bloqueo de comentarios, su poca actividad en Instagram, pero sobre todo, la poca sintonía mostrada con sus seguidores y con los medios de comunicación. Cuando los reporteros la suele seguir, ésta opta por el silencio, y nunca ha vocalizado ni un palabra, sólo se le ha podido oír tímidos ‘Gracias‘. Esta cifra se ha congelado y le interés por la joven ha descendido de manera abismal.

Quizás no esté interesada en convertirse en Influencer o haya renunciado a ser un personaje público, pero lo cierto es que está desaprovechando una oportunidad única y de oro, para poder dar el salto a convertiste en una estrella en Instagram. Sólo el tiempo dirá si esos 177.000 seguidores continúan interesados en la vida de la joven, o si ella da el paso y se convierte en una Influencer de renombre.