La infanta Cristina salió de la cárcel, tras visitar a su esposo Iñaki Urdangarin, muy afectada y alterada

La Infanta Cristina de Borbón no lo está pasando muy bien últimamente. Tampoco su marido, Iñaki Urdangarin, que se encuentran en la cárcel de Brieva, Ávila, desde el pasado junio de 2018. Un año entre rejas que le han pasado una enorme factura al ex jugador de balonmano, que fue condenado a 5 años y 10 meses por el Caso Nóos.

Horas bajas para el matrimonio de la Infanta, y es que según ha publicado ‘EL ESPAÑOL’, Cristina está sumida en una depresión, debido al alarmante estado físico y anímico de Iñaki. Según este medio, un informante ha asegurado que la Infanta Cristina encontró a su marido muy desmejorado.

El pasado domingo 16 junio, la Infanta visitó a su marido en prisión. Acudió en vehículo desde La Zarzuela hasta el prisión de Brieva, acompañada de su chófer y un miembro del equipo de seguridad. Pero a la salida de su visita con Iñaki, la Infanta no podía creer cómo había visto a Iñaki. La ex duquesa de Palma salió realmente afectada y mientras volvía en coche a su residencia en Madrid, sufrió lo que ella pensó que era un infarto. 

Un infarto que sólo quedó en un ataque de ansiedad de la Infanta Cristina

La infanta, durante el trayecto de vuelta, pidió al chófer que se diera prisa porque no se encontraba bien. Cuando cruzaban por el puente de Guadarrama, cambiaron de trayecto y se dirigieron hacia El Pardo, donde la reconoció un médico de la Casa Real. Sólo se trataba de un ataque de ansiedad, según confiesa una amiga de la Infanta a ‘EL ESPAÑOL‘.

La Infanta se sentía tan desolada, que en lugar de volver desde Zarzuela a su residencia, aconsejada por los médicos, decidió quedarse hasta el martes, cuando puso rumbo a Ginebra, donde reside con sus hijos. La Reina Sofía le ha pedido en más de una ocasión que se quede en España para que su familia pueda apoyarla más, pero ella ha preferido seguir viviendo en Suiza.

Lo cierto es que no corren buenos tiempos para el matrimonio Urdagarin Borbón. La infanta está sumida en una depresión con ataques de ansiedad e Iñaki cada día que pasa está más hundido en la cárcel.

El gran susto de la Infanta Cristina tras visitar a a Iñaki Urdangarin en la cárcel