El incómodo regalo por Navidad de Doña Sofía a Letizia Ortiz, según Pilar Eyre

La Reina Doña Sofía le hizo un incómodo regalo a su nuera, la Reina Letizia, durante la cena de Nochebuena

La actual reina, Letizia Ortiz, antes de convertirse en monarca tuvo que ejercer de nuera de los reyes Don Juan Carlos y de Doña Sofía. Un papel que según Pilar Eyre, desempeñó aguantando muchos desplantes y tragándose, en muchas ocasiones, el orgullo. Su temperamento lograba equilibrar a una familia que se centraba más en las apariencias que en sus propios sentimientos.

Y llegó la primera Navidad de Letizia en la Familia Real Española. No nos podemos imaginar cómo sería esa cena, en la que todos se sentaban en una mesa para hablar de trivialidades y de los típicos temas que suelen surgir durante le Nochebuena.

Letizia, que se estrenaba como prometida del entonces Príncipe Felipe VI, aguantó el tipo toda la Nochebuena, tras recibir de las manos de su suegra, la encones reina Doña Sofía, un regalo con el que quizás quiso dejar clara la posición de Letizia en ‘su’ Familia Real.

La reina Sofía, Harrods, regalos caros y exclusivos menos para Letizia Ortiz

Doña Sofía tenía por costumbre escaparse durante temporadas a Londres, lugar donde se sentía como pez en el agua y libre cual pájaro. Allí, sobre todo durante la época festiva de Navidad, solía visitar el exclusivo centro comercial Harrod’s, donde realizaba sus compras de Navidad para toda su familia. Ese año tenía que hacer un regalo más: a su futura nuera Letizia Ortiz,

Sofía no acierta con el regalo y deja en una posición muy incómoda y embarazosa a Letizia Ortiz durante la Nochebuena

Pilar Eyre desentrañaba lo que ocurrió esa noche en la que Letizia se incorporaba a las Navidades de la Familia Real. Durante la entrega de los regalos, Sofía tuvo detalles exclusivos con todos, incluido para Jaime de Marichalar, un adicto a las marcas de lujo y con precios prohibitivos, menos para Letizia.

«Al pie de una escalera habían instalado el árbol de Navidad y la familia del rey empezó a repartir los regalos mientras los criados pasaban bandejas con canapés de pan inglés. A Letizia le tocó un feo pijama de franela y zapatillas a juego que había comprado su suegra en los almacenes Harrods de Londres» relata Pilar.

Aunque este tipo de regalos es muy común durante las Navidades, quizás el hecho de que todos los demás regalos eran exclusivos y lujosos, hicieron que Letizia se quedara en una posición muy incomoda y embarazosa, con sus zapatillas de estar por casa y su pijama calentito para dormir.

Pero la joven que acababa de llegar a la Familia Real supo disimular su desagrado con elegancia, temple y una sonrisa. Eso sí, según relata Pilar Eyre, «La cena se le hizo eterna a Letizia«. Quien nos iba a decir que Letizia tuvo su momento de regalo incómodo y no deseado durante sus primera Navidades en la Familia Real, ¡y de la mano de su suegra!