La audiencia designa al paparazzi como peor colaborador y él acaba vestido de doncella

Ayer viernes se emitía en Telecinco el programa número cuatro de ‘La última cena‘, espacio que presentan Jorge Javier Vázquez y Nuria Marin, y que es una derivación del programa de la cadena de Fuiencarral, ‘Sálvame’.

En este programa varios colaboradores habituales deben formar parejas, y durante la emisión de ‘Sálvame Tomate’ tienen que preparar una cena que consta de dos platos y un postre. También deben hacerse cargo de decorar la mesa y recibir a los invitados.

Cuando terminan de preparar todo y la velada ya ha finalizado, es el momento de las valoraciones. Su trabajo deber ser valorado y puntuado por los comensales, la audiencia y un par de cocineros profesionales.

Pero en este programa también se hace una votación a través de la página web de Telecinco, para que la audiencia elija quien es el peor colaborador del programa. Además, la persona más votada recibirá un castigo.

Antonio Montero acaba vestido de doncella y cenando un bocadillo en el baño

Al comienzo del programa Jorge Javier Vázquez ya había revelado el nombre de la persona que la audiencia había designado, como el peor colaborador/ra. En este caso el paparazzi y tertuliano habitual de ‘Sálvame’, Antonio Montero.

Por lo tanto solo quedaba conocer a que castigo sería sometido el periodista de 56 años. Ese castigo lo daba a conocer Jorge Javier, quien indicaba que Montero no comería en ‘La última cena’ y que solo podía comer un bocadillo de jamón acompañado de un plátano y una botella de agua.

Además el paparazzi debía convertirse en mayordomo de los invitados. Sin embargo la cosa se puso aún peor para Montero, cuando Jorge Javier decidió proponer a la dirección del programa que en vez de vestirse como un mayordomo, el paparazzi se vistiera como una doncella.

Después de escuchar la petición del presentador catalán, el programa acepto la propuesta. A pesar de la situación, Montero se lo tomó con buen humor y accedió a ello. Poco después Montero acudió hasta los baños de Mediaset, donde Nuria Marin le daba el traje de doncella para cambiarse.

Cuando Jorge Javier conectaba de nuevo con él se pudo ver al colaborador vestido de doncella, mientras se comía el bocadillo.