El mosqueo de Alba Carrillo al saber como será la boda de su ex, Feliciano López, y Sandra Gago

El mosqueo de Alba Carrillo al saber como será la boda de su ex, Feliciano López, y Sandra Gago

Algunos detalles de la futura boda entre su exmarido y Sandra Gago, terminan por mosquear a Alba Carrillo

La boda entre el tenista castellano-manchego Feliciano López (37 años) y la modelo madrileña Sandra Gago (23), se antoja como uno de los enlaces más importantes y esperados de este 2019.

Ambos no han querido reservar nada económicamente y están preparando una boda por todo lo alto. De hecho y por los detalles que se han revelado, parece que esta boda va a superar en grandeza al compromiso que Feliciano y su ex, Alba Carrillo, tuvieron en el 2017.

Feliciano y Sandra se casaran el día 20 de septiembre. Celebrarán la ceremonia en la finca de lujo de 10.000 metros cuadrados La Concepción, ubicada en el centro de Marbella.

Este lugar tropical, dirigido a un público más joven, es diferente al lugar donde se casaron Feliciano y Alba. Estos se casaron en El cigarral del ángel (Toledo), un lugar más castizo y rural.

Otra de las diferencias notables entre ambas bodas será la duración de la misma. Si la del 2017 fue de un día, en esta ocasión será de tres días.

El mosqueo de Alba Carrillo al saber como será la boda de su ex, Feliciano López, y Sandra Gago

Sin embargo, el detalle que no ha sentado nada bien a Alba es la elección de los preparativos de la boda. Mientras ella tuvo que organizar prácticamente todos los detalles de su boda, parece que en esta ocasión Feliciano si esta participando de la organización.

Un detalle curioso y muy llamativo

Así lo confirmaron algunos de sus amigos a Corazón. Pero hay un detalle que no ha pasado desapercibido en la fastuosa futura boda de Feliciano y Sandra. En las tarjetas de invitados dirigidas a las personas que asistirán a la boda, los novios adjuntaron su número de cuenta.

Teniendo en cuenta que ambos han tenido un buen año profesional, y que Feliciano no escatimó en gastos para dar a su prometida un anillo de oro blanco con diamantes, es curioso que no se corten nada al pedir dinero a sus invitados.