Ana Rosa Quintana se encuentra cumpliendo cuarentena preventiva debido a un estrecho contacto con un positivo en coronavirus

Ana Rosa Quintana, la famosa periodista y presentadora de ‘El Programa de AR’, no ha dejado de trabajar aún teniendo que hacer cuarentena preventiva, tras haber estado en contacto con personas que sí son positivas en Covid-19. El protocolo de seguridad de Mediaset, impone a sus trabajadores, una cuarentena preventiva por precaución, algo que está llevando a ‘rajatabla’, la presentadora de Telecinco.

Algo que hemos podido comprobar gracias a este contratiempo en la vida laboral de Ana Rosa, es la imponente vivienda en la que reside. El teletrabajo está a la orden del día y Ana Rosa está entrando a diario en su programa matutino, a través de videollamada, gracias a Skype.

Fue el pasado día 25 de marzo, cuando Ana Rosa entraba en directo en su propio programa, pero desde el salón de su hogar. Para dar una explicación a este suceso, trató de ser clara con la audiencia: “He tenido contacto estrecho de un positivo y, aunque mis pruebas de COVID-19 han dado negativas, me someto a una cuarentena preventiva a la espera de realizarme otras pruebas en los próximos días”

Ana Rosa confiesa que está engordando desde que hace teletrabajo

Y es que a Ana Rosa se le ha juntado el confinamiento preventivo de 10 dias con la Semana Santa. En esta época de año es muy común degustar todo tipo de dulces como las famosas torrijas, los pestiños, la leche frita, los buñuelos de cuaresma, los riquísimo huesos de santo o unas deliciosas alpisteras.

Ana Rosa no se está privando de catar estas exquisitas delicias y confesaba que se encontraba muy bien, pero con algo más de peso: “Yo estoy fenomenal, engordando. Imagínate en Semana Santa y sin poder salir de casa. Ya he probado las torrijas

Pero también ha aprovechado la ocasión para poner al tanto de su situación debido a la cuarentena por culpa del Covid-19: “Me hice un test de antígenos negativo, PCR negativo y aquí sigo, en cuarentena. Yo no me quejo que creo que hay que hacer las cosas bien