José-Apeles Santolaria de Puey y Cruells, más conocido en los 90 por el Padre Apeles, contó en ‘Viva la Vida’ cómo ha cambiado y la vida sosegada que ha elegido llevar

Alejado de los focos y cámaras, así lo confesó él mismo en ‘Viva la Vida‘. El Padre Apeles, cuyo nombre completo es José-Apeles Santolaria de Puey y Cruells, reaparecía junto a Emma García en su programa de fin de semana. Y es que el que fuera todo un personaje en la televisión de la década de los 90, decidió volver para relatar cómo cambiado y a qué se dedica ahora.

Entre sus confesiones a Emma García, contó que en 2012 sufrió una grave crisis depresiva de la que casi no sale. Tras haber protagonizado en los 90, un boom en el que él era el colaborador estrella de los programas ‘Crónicas Marcianas’, o ‘Moros y Cristianos’, el Padre Apeles no pudo soportar su ocaso y comenzó a tomar pastillas:

Yo soy un hombre pesimista y depresivo. […] Tenía ganas de morirme. No tenía ganas de vivir. Tomaba muchos somníferos. De hecho cuando iba caminando y me torcía mucho los pies. Un amigo médico me inyectaba cortisona para el dolor.. y fue entonces cuando me ingresaron por ingestión masiva de medicamentos. En 2012 estuve a punto de fallecer

El Padre Apeles confiesa sus pecados en 'Viva La Vida': "Me quería morir"

Una vida discreta y sosegada en Italia

Ahora vive refugiado en Italia, y es director y encargado de un archivo histórico, donde pasa las horas entre libros. Se arrepiente de algunas cosas y de cómo las hizo, en referencia a los programas de televisión en los que intervino “Sí me arrepiento de cosas“. Pero también agradeció su paso por la televisión porque gracias al dinero que ganó pudo estudiar 8 carreras, además de ayudar a mucha gente.

Bueno, no hay mal que por bien no venga. Hay que recordar que el Padre Apeles nos dio momentos históricos en televisión. Aunque seguramente él esté ahora más a gusto entre libros y sin ningún drama de por medio. Mejor para él, y también para los demás.