Victoria Federica ha vuelto a dejar claro a su familia que ella decide sobre su propia vida, ignorando las medidas de seguridad que rodean a los miembros de la Familia Real

Si algo caracteriza a Victoria Federica, hija de la Infanta Elena, es su independencia y libertad, algo que parece dejar claro en cada una de sus salidas con su circulo de amigos. Una libertad que no se suele ver muy a menudo en miembros de familias reales, quienes tratan de asegurar cada paso que dan, por motivos de seguridad.

La salidas de la hija de Jaime de Marichalar suele plasmarse en redes sociales. Sobre todo en Instagram, donde muchos podemos ver los locales que suele frecuentar a menudo para disfrutar de noche, como cualquier joven de 19 años. Unas ‘juergas’ que parecen traer de cabeza a su madre, la Infanta Elena, quien una vez confesaba a una íntima amiga, que su hija estaba “despendolada“.

Vic‘ parece vivir ajena a las normas de seguridad que suele rodear a los ‘royals‘ y es muy común verla junto a su gran amigo, Jorge Bárcenas o Dj Barce, en diferentes locales de ocio nocturno de la capital madrileña, aunque también ha podido ser vista en redes, disfrutando de las bondades nocturnas de la capital italiana.

El peligro que esconden las 'salidas' de Victoria Federica, hija de la Infanta Elena

Los peligros de revelar en redes sociales los lugares que van a visitar o que están visitando

En su última salida, Jorge Bárcenas compartía una instantánea en la que aseguraba que se dirigían a la famosa estación de esquí Baqueira Beret.  A través de los stories del joven Dj, descubríamos que Victoria Federica también se había apuntado a este plan, junto a otro amigos, y así lo compartían en el perfil de Bárcenas.

Normalmente, los miembros de la Familia Real no suelen tener perfiles en redes sociales, y si los tienen deben mantener unas estrictas normas de seguridad para que no se revele ningún detalle que pueda ubicarlos en un mapa. Esto podría suponer poner en peligro su integridad física o la de sus acompañantes. Pero para Victoria Federica esto no parece suponer ningún problema.

El abuelo de Victoria Federica, Don Juan Carlos I, la abroncaba hace muy poco, al descubrir que la joven quería asistir a un evento público, en el que era imprescindible y obligatorio desfilar por una alfombra roja y atender en el photocall a los medios. Por lo visto, este evento le hacía mucho ilusión a la hermana de Froilán, pero una llamada de su abuelo provocó su cancelación. Don Juan Carlos le dejaba claro a su nieta que para asistir a este tipo de evento tiene que tener el permiso expreso de Casa Real y también de Zarzuela.

Algo que queda muy claro con la actitud irreverente de Victoria, es que su familia podría estar al límite, debido a las ‘idas y venidas’ de la joven, quien no ha tenido nunca cuidado con su privacidad ni con sus salidas nocturnas.

El peligro que esconden las 'salidas' de Victoria Federica, hija de la Infanta Elena