El veterano periodista sufrió el coronavirus pero consiguió superarlo

El próximo sábado 13 de junio, el veterano periodista y especialista desde hace muchos años en la Familia Real española y en otras Casas Reales europeas, Jaime Peñafiel cumplirá 88 años.

Colaborador desde hace casi 15 años de programas de televisión especializados en el mundo de la prensa rosa como ‘El programa de Ana Rosa’, ‘El buscador de historias’, ‘La Noria’ o ‘Sálvame’, y con más de 50 años como periodista, Peñafiel es sin duda uno de los más veteranos y experimentados del gremio.

La crisis del coronovirus, declarada desde comienzos de marzo pandemia global por la OMS, y que tuvo su inicio en la ciudad de Wuham a comienzos de noviembre de 2019, registra a día de hoy 7.461.864 de contagiados y 419.090 fallecidos.

El virus ha sido especialmente contundente con las personas de la tercera edad, que son las que más riesgo corren de contraer la enfermedad. Una de las personas que se encuentran en este último caso es el veterano periodista Jaime Peñafiel, quien en estos meses también fue afectado por el Covid-19, pero que finalmente logró superar.

Experiencia “terrible”, pero que cuando la superas sientes “muchas ganas de vivir”

En una entrevista concedida en su momento a la revista Semana, Peñafiel indicó que comenzó a sentir los primeros síntomas de la enfermedad en su casa de campo en Toledo. En aquel momento indicó que el contagio pudo llegar a través de una de las personas del servicio.

También añadió que su esposa padecía los mismos síntomas, y que ambos decidieron  trasladarse a la residencia que tienen en Madrid para estar solos. Peñafiel regresaba ayer al plató de Sálvame‘ para hablar sobre la situación judicial del Rey Emérito Don Juan Carlos, pero también de lo mal que lo pasó con el coronavirus.

Peñafiel indicó que lo paso verdaderamente mal, y que a día de hoy es algo que no puede olvidar: “Sentía que me moría. Esos días pensaba que ya había hecho todo en la vida. Me daba pena de mi mujer, Carmen, que se quedaba sola. Me acordaba de mi hija y de algún amigo muy querido mío”.

El veterano periodista catalogó la experiencia de “terrible”. Sin embargo señaló la parte positiva, que es cuando piensas que todo se acaba y de repente logras despertar y sientes “muchas ganas de vivir”.