El Secreto de Puente Viejo’ avance 2255: Raimundo es atrapado por Campuzano

El Secreto de Puente Viejo avance 2255: Campuzano y sus hombres interceptan a Raimundo

En el avance del capítulo 2255 de ‘El Secreto de Puente Viejo’ para el martes 28 de enero, Campuzano informa a Eulalia de las novedades sobre el seguimiento a marido de Francisca. Van dejando pistas falsas a Raimundo para que no de con su esposa. Mientras, es la misma Francisca quien se persona en el hostal para conocer si hay novedades de Raimundo.

Ni Marcela ni Matías tienen noticias mientras Raimundo sigue caminando por el campo, siguiendo una pistas falsas. Campuzano y sus hombres terminan por darle caza al marido de Francisca. Tomás y Adolfo hablan de la inquina que siente su madre por Alicia y su firme decisión de no prescindir de sus servicios. Su hermano le insinúa que quizás pueda haber sucumbido a los encantos de la joven activista.

Doña Isabel le hace una visita a Rosa con la excusa de hablar de los detalles de la boda, pero en realidad lo que quiere es indagar sobre su madre, Begoña. Rosa le admite que no se acuerda mucho de ella, pero le confiesa que teme heredar su fragilidad mental.  La marquesa la abraza, pero su mirada denota que está tramando algo a raíz de su dura confesión. 

Marta se dispone a cumplir el encargo del alcalde, pero se encuentra con Adolfo, quien percibe que algo le pasa a la joven. Le avisa: si no le confiesa a donde se dirige, se lo dirá a D.Ignacio. Ésta cede y se lo cuenta.y Adulfo no tiene dudas al respecto: no la dejará ir sola, él la acompañará

Adolfo y Marta vuelve tras haber cumplido con la tarea de Mauricio. Están contentos porque además han pasado tiempo juntos, pero el entusiasmo hace que ambos se acerquen peligrosamente y es Marta quien pisa el freno.  El alcalde y el capitán leen la carta de Marta:  el teniente Grijalbo apoyará militarmente al pueblo, en caso de altercados.

Matías hace memoria sobre las charlas con su esposa, cuando regresó de la cárcel y llega a la conclusión de que es Tomás, quien ha podido ocupar el corazón de Marcela en su ausencia. Marcela nota que su marido está raro y éste le pregunta directamente y sin miramientos, si Tomás es su amante.