María Patiño confesaba durante el programa ‘La Última Cena’ uno de sus sanos vicios que podría no gustar a su marido, Ricardo Rodríguez

La famosa periodista gallega María Patiño, siempre se ha caracterizado por su afán de perfección no sólo en lo profesional, son también en su físico. Son numerosos los retoques estéticos a los que se ha sometido a lo largo del tiempo. Su rostro dista mucho del que lucía cuando comenzaba en televisión, siendo aún muy joven.

Aunque lo cierto es que a sus 48 años, María puede presumir de una envidiable figura que muchas mujeres de su edad quisieran para sí. Su trabajo parece costarle, ya que en su perfil de Instagram es normal verla ataviada con ropa de deporte, realizando todo tipo de disciplinas, como yoga, o fitness.

En el programa del viernes noche, ‘La última cena‘, le tocaba cocinar a Mila Ximénez y a Antonio Montero, una receta más que curiosa y no apta para veganos, riñoncitos con salsa de mostaza y patatas. Y es que esta receta iba bien cargada de un ingrediente muy famoso y cotidiano en nuestra gastronomía, el ajo.

María Patiño confiesa su ‘vicio’ con el ajo

María Patiño pareció disfrutar como una enana el viernes por la noche con la suculenta cena que prepararon sus compañeros de plató. Y es que según confesaba ella misma a Jorge Javier Vázquez, una de sus debilidades era el ajo: “No hay mayor placer para mí que el sabor a ajo” 

Tras esta afirmación, muchos quisieron saber por qué le gusta tanto el sabor del ajo. Ella revelaba las propiedad beneficiosas del ajo también confesaba que todas las mañanas se come un diente de ajo crudo, a modo de pastilla. Jorge Javier, muy curioso y siempre pensando más allá, le instó a explicar qué pensaba su marido de este hábito: ¿Cómo lleva tu marido que tomes ajo cada mañana?” “Nada, luego me cepillo los dientes y ya está” espetaba la presentadora de ‘Socialité’

El 'vicio' de María Patiño ('Sálvame Diario') que podría no gustar a su marido