¿Eres adulto y tienes acné? Aprende a controlarlo y a cuidar la piel acnéica

El acné en adultos es más común de lo que se piensa. Si eres una de esas personas de piel con tendencia acnéica, apunta estos consejos para poder mantenerla sana y controlada

Aunque aún mucha gente sigue asociando el acné con la adolescencia, es uno de los motivos más frecuentes de consultas dermatológicas entre los 30 y los 50 años. El acné adulto tiene mucho que ver con las alteraciones hormonales, así como con otros factores relacionados con el estilo de vida: el estrés, la polución, el uso de cosméticos inadecuados…

Si tienes la piel con tendencia acnéica, no dudes en tomar nota de estos consejos que te ayudarán a mantener tu piel sana. Está claro que siempre tendrás brotes puntuales, pero no serán tan frecuentes, ni tampoco tan fuertes.

Una buena rutina de limpieza y de cuidados de la piel, será algo fundamental para que poder tener una piel equilibrada, y evitar que esos molestos granos y espinillas nos fastidien el día.

El acné adulto en 5 tips

  • Limpieza: Fundamental para mantener la piel sana, tanto si es problemática como si no, pero especialmente en las pieles con impurezas y brotes de acné. Es muy importante utilizar productos adecuados para este problema.
  • No manipular las imperfecciones: Granitos, puntos negros… ¡manos quietas! No hay que tocarlos en ningún caso, ya que muchas veces haberlos manipulado hace que una vez curadas las lesiones queden cicatrices.
  • Ojo con la comida: Las comidas muy grasas, así como los alimentos procesados y los que contienen muchos azúcares son enemigas de una piel sana. También hay que tener cuidado con el marisco, porque puede empeorar los brotes debido a su alto contenido en yodo.
  • Cuidado con el sol: Aunque a priori puede parecer que mejora el acné, la exposición solar en pieles acnéicas tiende a ejercer un efecto rebote con brotes más virulentos a la vuelta del verano. Protégete con un solar específico para pieles grasas o con acné para evitar marcas y manchas.
  • Consulta al dermatólogo: Es quien realmente puede orientarte sobre tu tipo de acné, cómo lidiar con él y cómo tratarlo. Los tratamientos orales suelen ser muy eficaces, pero tiene que prescribirlos un médico.