Esta es la curiosa mascota que llegó a tener Pablo Chiapella en su infancia

Esta es la curiosa mascota que llegó a tener Pablo Chiapella en su infancia

Pablo Chiapella encantando con su perro Paquito

Pablo Chiapella, al que conocemos por su papel del carismático Amador en la exitosa serie de televisión La que se avecina, es un apasionado de los animales, y sobre todo de los perros. El actor tiene mascota desde pequeño, y aprovecha cada momento que tiene para presumir de su actual can en sus redes sociales.

Se trata de un perro  pequeño de raza Pomerania y un pelaje marrón claro, que ha cautivado a toda la familia, y sobre todo a su hija Valentina.  Paquito, que así se llama la mascota, no solo es mansa, sino que además se presta a posar para el actor en su Instagram, con divertidas instantáneas ya sea en el carrito de paseo de su hija o en medio de un montón de basura.

Sin embargo, y a pesar de que los canes son una de sus pasiones, no es este animal el que le conquisto cuando era tan solo un niño, tal y como él mismo compartía en una visita d a El Hormiguero.

Esta es la curiosa mascota que llegó a tener Pablo Chiapella en su infancia

Pablo Chiapella se inventó una curiosa mascota en su infancia

Pablo Chiapella contó hace un tiempo a Pablo Motos en ‘El Hormiguero’, una historia acerca de una mascota inventada. “Que yo me invente mascotas a ti no te resultará raro”, comenzaba diciendo el actor, antes de pasar a relatarle qué es lo que se había inventado exactamente de pequeño.

“Yo me inventé una mascota y le puse nombre y todo. La llamé Minfli. Entonces era un ovillo de lana que yo me ponía aquí, y yo lo llevaba al cole y dejaba a los compañeros que lo acariciaran. Y para darle más rollo al tema dije que era un animal prodigioso que me había traído mi padre de Arabia Saudí”, proseguía.

“Lo flipé a tope. Pero calla que un día dice la profe ‘Pablo, guarda a Minfli’. Tu imagínate, le dio credibilidad a la movida. Yo ya estaba que me lo creía hasta yo. Le ponía agua al bicho por las noches”, compartía el intérprete, que aseguraba que no era muy proclive a enseñar su tesoro más preciado. “Lo tuve mucho tiempo hasta que se me cayó la caja y ya se descubrió que no había bicho”, comentó desvelando así el desenlace de la divertida y curiosa historia.

Esta es la curiosa mascota que llegó a tener Pablo Chiapella en su infancia