Estela Grande se a convertido en toda una Influencer en redes y también en su canal ‘Mtmad

Estela Grande, ex de Diego Matamoros, se encuentra en una etapa muy dulce de su vida, aún habiendo roto con el hijo de Kiko Matamoros, con quien contrajo matrimonio el verano de 2018. La ex concursante de ‘GH VIP‘ está disfrutando del éxito en redes sociales, donde cada día está más demandada por las marcas publicitarias, y donde nos muestra cómo es su día a día en su recién adquirido nuevo hogar.

En el último vídeo publicado en la plataforma por streaming ‘MTMAD‘, La modelo quiso mostrar a sus seguidores cómo se maquilla a diario con dos o tres productos y sacar el máximo rendimiento a nuestro rostro. Eso sí, durante la clase magistral de Estela sobre maquillaje, también hubo un ‘recadito‘ para Carla Barber, la médica que ha conquistado el corazón del aún marido de  Estela.

Carla y Diego están paseando su amor por toda España y para muestra… sus perfiles de Instagram, donde siempre que pueden se exhiben con la menos cantidad de ropa posible. Es lo que tiene el verano, que el calor anima a despelotarse, y más si ambos poseen cuerpos esculturales cincelados por bisturíes y horas en el gimnasio. Pero todo lo bueno se acaba y Carla ha vuelto a su consulta de medicina estética donde la hemos podido ver en plena faena.

Estela manda un ‘recadito‘ a Carla Barber durante un tutorial de maquillaje

Estela, además de demostrar sus dotes para el arte del maquillaje, también se ha lucido en el arte de lanzar indirectas: “Hoy vamos a hacer unos tips de make up para vernos superemona con dos cositas en la cara y con cuatro productos” comentaba en un principios la modelo. Tras lo cual nos enseñó como rasgar la mirada con un truco básico de maquillaje: “Cómo hacernos unos ojos y una mirada cate ye sin necesidad de ponernos unos hilos por aquí colgando…”

Una clara referencia a Carla Barber, quien anunció a bombo y platillo y aún con la sangre fresca, que se había sometido a la intervención de moda entre las famosas, el efecto Foxy eyes, o mirada de zorro. Un claro recadito envenenado y vuelto en papel celofán, para la cirujana canariona.