Evita las digestiones pesadas en Navidad con estos consejos

Comienza la temporada de Navidad y con ella los excesos y las comidas poco saludables

La Navidad tuya está aquí, aunque sea con restricciones debido al SARS CoV-2, y ahora más que nunca queremos que sea algo especial ya que en muchos casos, no podremos tener a toda la familia reunida, o no podremos estar con aquellos que viven lejos. Con estas épocas festivas también llegan las comidas especiales, que siempre se salen de lo habitual: más calorías, más grasas, y por consiguiente, más indigestión.

Es muy habitual que después de una comida copiosa nos sintamos mal. Y es que, cuando comemos mucho, el flujo de sangre y la energía se centran en el proceso digestivo, lo que hace que nos sintamos cansados y menos concentrados.

Sin embargo, para evitar esa molesta sensación, te ofrecemos unos consejos exprés para superar las digestiones pesadas en estas fechas tan festivas y la resaca después de la Nochebuena y Nochevieja.

Come con moderación

Ya lo dice el refrán. “Mejor prevenir que curar”. Durante la celebración de estas fechas tan señaladas, intenta elegir los alimentos más saludables. Alimentos proteicos y con grasas buenas como el salmón y, sobre todo, a la hora del acompañamiento, elige complementos como son las verduras y hortalizas. Aunque te cueste resistirte a algunas tentaciones, al final lo agradecerás.

Mantén la acidez a raya

Si quieres evitar el típico ardor después de una comida contundente, nada mejor que comer de forma lenta y pausada. Evita alimentos que puedan provocar acidez, como aquellos ricos en cafeína, el chocolate o los alimentos muy grasos. Como “barrera protectora” nada mejor que un vaso de leche desnatada. Otra buena opción es sustituir el café de la sobremesa por una infusión de manzanilla.

Hidrátate bien

Bebe mucha agua y compleméntalo con alimentos que hidraten. De esta manera contrarrestarás el efecto de deshidratación que produce tanto el alcohol como las comidas copiosas. Alimentos como la lechuga, la sandía y las espinacas, con casi un 93% de agua, son los reyes de la hidratación; seguidos de la leche, los yogures y las manzanas, con un 85% de agua.

Mantén una buena postura

La sensación de pesadez después de una gran comida puede aligerarse, además, manteniendo una buena postura corporal (si permaneces sentada, hazlo con bien erguida y con la espalda pegada al respaldo). Lo ideal sería, no obstante, dar un paseo ligero después de comer, pero como puede que no sea posible debido al posible toque de queda de cada comunidad, te recomendamos que bailes un poco, o termines la velada relajándote haciendo una buena sesión de yoga.

Toma una buena infusión de manzanilla o de anís estrellado para facilitar la digestión y evitar la pesadez