José María y Carlota, Gran Hermano Revolution

Gran hermano podría ser cancelado por la denuncia de abuso sexual de una exconcursante

El programa Gran Hermano, que se encuentra judicialmente en el punto de mira, podría ser cancelado por una noticia de última hora relativa a la última edición de anónimos. Gran Hermano Revolution podría poner punto y final al programa y perder así sus dos ediciones.

Una vez agotados todos los recursos, si se acusa a la productora y al formato de no haber actuado bien, Mediaset, Telecinco y Paolo Vasile se verían obligados a retirar el programa de su parrilla para siempre después de 20 años.

Esta sería otra mala noticia para Telecinco, que  ya se ha visto obligado a cancelar por decisión judicial el programa Pasapalabra de Christian Gálvez.

El oscuro episodio de  Gran Hermano Revolution 2017

La noche del 3 de noviembre de 2017 la concursante Carlota Prado se hallaba tumbada “sin apenas moverse, boca arriba, con los ojos cerrados desde que se metió en la cama”, cuando José María López realizó movimientos bajo el edredón “que aparentemente pudieran consistir en penetraciones”.

Al día siguiente, la organización mostró a Carlota lo que las cámaras habían captado. La exconcursante de Gran Hermano relata que “duran casi 10 minutos y se ve perfectamente que se aprovecha de mí en la habitación y que yo estoy inconsciente. Dos compañeros de la casa llegaron a entrar en el cuarto para ver cómo estaba y él les echó diciendo que me estaba cuidando”. El programa denunció el caso en la Guardia Civil el sábado 4 de noviembre.

En dichas imágenes, que nunca salieron a la luz, se observa también cómo  Carlota intenta parar a José María diciéndole ‘no puedo’ y haciendo varios gestos de desaprobación. Unas imágenes que la chica no puede borrar de su mente.

Especialmente, Carlota no entiende la pasividad por parte del programa de intervenir, viendo que ella no era consciente de lo que estaba pasando, después de una fiesta con alcohol.

A raíz de este episodio el programa expulsó a José María “por una conducta intolerable” y puso a disposición de la Guardia Civil las imágenes. No obstante, Carlota critica duramente que se tardara tanto tiempo en expulsar a José María “decidieron dejarlo no sé cuantísimas horas a mi lado cuando tenían pruebas suficientes como para sacarlo inmediatamente”.

El auto judicial. La magistrada ve indicios de delito

Los abogados del concursante intentaron recurrir este documento, pero la Audiencia Provincial de Madrid ratificó la decisión el pasado 25 de julio al considerar que “existen indicios de que la conducta del recurrente pudiera ser constitutiva de un delito de abuso sexual”.

Tras ver las imágenes que el programa puso a disposición de la Guardia Civil y según determina la jueza  “José María se encontraba en un estado de consciencia cuando ocurrieron los hechos“, mientras que, deja claro que la víctima estaba ebria tras ingerir alcohol durante una fiesta organizada dentro del concurso.

El programa tampoco sale bien parado. Se sabe que ambos concursantes venían de una fiesta donde hubo alcohol y que el alcohol lo suministró la productora. Carlota tomó cuatro chupitos que no le sentaron bien y Jose María simplemente se abstuvo de consumir ninguna bebida alcohólica.

La defensa de José María pidió que los responsables del programa fueran también investigados. Alega que los responsables tuvieron la oportunidad de haber irrumpido en la casa si sospechaban que podía estar cometiéndose un delito. Algo que también comparte la parte de Carlota.

Los responsables de GH están en entredicho por no parar la situación en su momento. María Robles, la directora del programa en ese momento, les observaba a través de las cámaras. Tenía también la facultad para comunicarse por megafonía con los concursantes.

José María y Carlota en ‘GH Revolution’