Gunther VI, el perro que puso a la venta una mansión que perteneció a Madonna

Gunther VI recibió una herencia que fue pasando a las siguientes generaciones

Gunther VI recibió una herencia que fue pasando a las siguientes generaciones

Gunther VI es el perro más rico del mundo. Se trata de un pastor alemán que se convirtió en el heredero del fideicomiso de Karlotta Liebenstein, la condesa alemana que tras fallecer en el año 1992, dejó toda su fortuna a su perro Gunther III. Este pastor alemán recibió nada más y nada menos que 450 millones de euros.

Cuando Gunther III falleció esa herencia fue pasando a las siguientes generaciones caninas. Actualmente el heredero de toda esta riqueza es Gunther VI, el bisnieto, un desconocido para el mundo mediático, pero que curiosamente, el pasado mes de diciembre saltó a la palestra en un vídeo promocional de una inmobiliaria.

El objetivo de este vídeo en cuestión no era otro que encontrar un comprador para una de sus mansiones que perteneció previamente a la estrella mundial Madonna. La noticia de la venta de esta suntuosa mansión a orillas de la Bahía Vizcaína ha saltado de los medios especializados en el negocio inmobiliario a los de información general, al conocerse que el vendedor es un ser que tiene cuatro patas y ladra.

La relación de la condesa y sus animales

Karlotta Liebenstein fue una mujer muy particular, y que además falleció sin descendencia directa, lo que provocó que dejase todos sus bienes en herencia al ser que más quería en este mundo, su perro Gunther III, parte de una familia de 6 generaciones de pastores alemanes de pura raza que ha perdurado 40 años en el tiempo.

Gunther VI recibió una herencia que fue pasando a las siguientes generaciones

¿Gunther, realidad o ficción?

Esta historia tan romántica de un linaje canino multimillonario, que podría trasladarse a las grandes pantallas, no es más que una estrategia de marketing llevada a cabo por “un grupo de empresarios italianos que operan la propiedad bajo el Grupo Gunther en Italia. El grupo, registrado en las Bahamas, invierte y posee propiedades en todo el mundo”, como asegura la revista Forbes en uno de sus artículos.

Pese a que solamente es la imagen empresarial, lo cierto es que Gunther si lleva una vida de millonario: “Gunther VI vive un estilo de vida bastante lujoso. Junto a los humanos que lo cuidan, viaja en un jet privado, come bistec y caviar, es dueño de muchos yates y autos” añade Forbes. La figura del can es también parte de una buena causa, puesto que su linaje da nombre a una asociación benéfica dedicada al rescate animal, Gunther Rescue.

Gunther VI recibió una herencia que fue pasando a las siguientes generaciones