Himar González hace visible la sepsis o septicemia, dolencia que casi acaba con su vida

Muchos personas desconocen que la sepsis o septicemia en una de las principales causas de muerte en España y resto del mundo

Himar González es una supervivientes de la septicemia. Cada año mueren en nuestro país, alrededor de 50.000 personas por esta dolencia que en muchas ocasiones es el último paso de otras enfermedades como el coronavirus, o cualquier infección bacteriológica.

La sepsis no se podría considera en sí misma una enfermedad, ya que se trata de la reacción extrema de nuestro organismo al ataque de una grave infección de patógenos como las bacterias, algunos virus e incluso hongos. Es una de las complicaciones más comunes en pacientes con comorbilidad, en edad avanzada o que han pasado por una intervención quirúrgica, es potencialmente mortal si no se trata a tiempo con ciclos de antibioterapia por vía intravenosa.

Para que nos hagamos una idea de lo letal que puede ser una simple infección que derive en septicemia, el 40 % de las personas que lo sufren, fallecen. Mientras que otros son víctima de un shock séptico que puede dejar secuelas neuronales y físicas de por vida. Por eso es tan importante dar a conocer esta dolencia que Himar González, meteoróloga del de Antena 3, ha querido dar a conocer.

Himar González da visibilidad a la septicemia, una letal dolencia que empeora por minutos

Tratar a tiempo la sepsis es totalmente fundamental para lograr salvar la vida del paciente: “Tuve septicemia. Es una infección que una vez que pasa a la sangre es muy peligrosa porque en 48 horas, aproximadamente, ya te despides de este mundo“ contaba Himar al medio ‘Semana’, tras haber superado el año pasado, una sepsis.

“La septicemia al final te afecta a todos los órganos y te paraliza. Me dijeron que 24 horas más tarde y no podría haber hecho nada por mí” Por este motivo es fundamental acudir a tiempo a urgencias si notamos los siguientes síntomas:

  • Escalofríos.
  • Fiebre o temperatura corporal muy baja (hipotermia)
  • Mareo debido a presión arterial baja.
  • Confusión o estado mental alterado
  • Latidos cardíacos rápidos o taquicardia
  • Erupción cutánea o piel moteada.
  • Piel caliente al tacto.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Himar González (@himargonzalez)