Irene Rosales acude a Isabel Pantoja preocupada por el nuevo trabajo de su marido Kiko Rivera

La sevillana ha hablado con su suegra, para mostrarle su preocupación por el regreso de su marido al mundo nocturno

Durante esta semana los medios se hacían eco de una noticia en la que se indicaba que el DJ sevillano Kiko Rivera, hijo de la tonadillera Isabel Pantoja, había decidido abrir una discoteca en Sevilla a la que llamará ‘Hoyo’.

El joven anunció a través de sus redes sociales que la inauguración de esta discoteca sera el 24 de septiembre. Este es el siguiente paso que ha decidido tomar el hermano de Chabelita en el terreno de la música, tras asentarse como DJ y productor musical.

Sin embargo, lo que parecen grandes noticias para Kiko Rivera en el terreno profesional, no parecen ser muy bien recibidas por su mujer Irene Rosales. La sevillana esta preocupada por la vuelta de su marido al mundo de la noche.

Así lo afirmaba la periodista y colaboradora Marisa Martín Blázquez en el ‘El programa del verano’:

“Se ha enfadado últimamente con él porque le ha encontrado irascible. No es el Kiko de los últimos tiempos”.

Por ese motivo Irene habría acudido a su suegra Isabel Pantoja para hablar sobre ello. Irene le ha transmitido su preocupación, porque Kiko ha tomado la decisión de regresar al mundo de la noche.

Kiko confesaba en enero de este 2019 durante su participación en ‘GH Dúo’ y ante la sorpresa de todos los espectadores, que en el pasado había tenido adicción a las drogas. Por aquí arranca la preocupación de Irene, quien teme que pueda recaer de nuevo en esa adicción.

Irene Rosales acude a Isabel Pantoja preocupada por el nuevo trabajo de su marido Kiko Rivera

En una conversación previa entre Irene y Kiko, este le aseguro que esta “tranquilo y trabajando” pero “algo nervioso por el nuevo trabajo discográfico”. Con este nuevo trabajo musical, Kiko pretende dar el salto a Latinoámerica.

A pesar de las explicaciones dadas por su marido, a Irene no le convencen. El club que tiene pensado abrir Kiko estará rodeado de gente y de un ambiente poco recomendable para él.