Irene Rosales, aislada tras dar positivo en coronavirus, recibe una sorpresa inesperada

En pleno confinamiento la colaboradora recibe a distancia la visita de un amigo muy especial

No están resultados días muy fáciles para la esposa de Kiko Rivera y colaboradora de televisión, Irene Rosales. En las últimas semanas se ha convertido en noticia de la prensa rosa, por los problemas económicos de su familia y por la infidelidad cometida por su esposo.

Por si todo esto fuera poco, la colaboradora de ‘Viva la vida‘ daba positivo recientemente en una prueba del Covid-19. Por ese motivo la nuera de la cantante Isabel Pantoja esta pasando en estos momentos el confinamiento en su casa.

Así se lo indicaba el pasado fin de semana en una conexión a través de videollamada, a la presentadora Emma García y a todos sus compañeros del programa donde trabaja como colaboradora.

En esa llamada la esposa del DJ sevillano explicaba que ese aislamiento lo esta pasando dentro de una de las habitaciones de la casa, donde deberá permanecer confinada durante 15 días.

Recibe una visita inesperada de uno de sus mejores amigos

Eso sí, también señaló que aunque es prácticamente asintomática, sentía como si tuviera un leve resfriado. Como es lógico y tal y como le ocurre a todo el mundo, tener que estar aislado de tus seres queridos y de tus amigos durante días  es duro y difícil de llevar.

Son muchos los que han mostrado su apoyo a la colaboradora de televisión en estos momentos complicados, tanto sus compañeros de trabajo coma sus amistades. Entre estos últimos, Irene Rosales ha contado con la reciente e inesperada visita de un amigo muy especial para ella.

Se trata de Luis Rollán, uno de los mejores amigos de la tertuliana, quien acudía hasta el domicilio de Irene. Su amigo la saludó desde la misma calle, y grabó a Irene que se encontraba medio asomada detrás de las rejas de su balcón.

Sin duda es un momento de felicidad para la tertuliana de Telecinco, quien no esta atravesando por un buen momento de su vida.