Isabel Pantoja: Posible venta de Cantora y una nueva vida

Isabel Pantoja y Kiko Rivera, su hijo, parecen tener casi vendida la finca de la discordia, Cantora

Isabel Pantoja y Kiko Rivera podrían tener casi cerrada la venta de la finca que tantos quebraderos de cabeza les ha dado, Cantora. Según apuntan varios medios comunicación, una empresa dedicada a las energías renovables, estaría más que interesada en adquirir la totalidad de esta inmensa finca, con el fin de construir un parque eólico.

Así lo adelantaban algunos colaboradores de ‘Viva la Vida’ el pasado fin de semana. Ana María Aldón y José Antonio Avilés aseguraban que madre e hijo, ya se habrían reunido para negociar los detalles de esta jugosa operación que le solucionaría muchos problemas a Kiko Rivera, y más a Isabel Pantoja, quien tiene una deuda millonaria con la Agencia Tributaria.

Al parecer, Isabel quería despojarse de su bien más preciado por 15 millones de euros, pero la empresa estaría dispuesta a cerrar la venta por 10 millones. Y es que según los rumores, la famosa tonadillera podría deber la friolera de 7 millones de euros a Hacienda, por lo que tras la venta de Cantora y liquidar esta deuda, ella se quedaría con menos de 3 millones de euros.

Isabel Pantoja podría comenzar desde cero tras la venta de Cantora

Ségun avanzaban desde el programa que ahora presenta Toñi Moreno, en sustitución de Emma García, Kiko e Isabel no han tenido contacto alguno en esta negociación, pero si que lo han tenido con la empresa de energías renovables por separado. Una de las condiciones que ha impuesto Kiko para vender su parte, es que le sean devueltos los bienes heredados a los hijos de Paquirri. El DJ estaría interesado en vender su parte por 2 millones de euros.

Isabel Pantoja habría rebajado su parte de Cantora de 15 millones a 10, sabiendo que 7 irían al Fisco, los otros 3 quedarían limpios para Isabel Pantoja. Una cantidad más que suficiente para dar carpetazo a esta etapa de su vida, y comenzar una nueva en Madrid. Según muchos medios y periodista de prensa rosa, Isabel ya podría haberle echado el ojo, a una casa en la urbanización más cara y elitista de Madrid, La Moraleja. Así, la tonadillera pondría distancia con Andalucía, para poder recomponerse de los varapalos que ha sufrido en los últimos meses.