Jordi González

Jordi González luce unas canas que le dan el toque de maduro e interesante

Jordi González es un periodista y presentador español que lleva desde los 17 años trabajando en los medios de comunicación. Siempre ha estado sometido a los retoques estéticos que le hacen en televisión: maquillaje, peluquería e incluso vestuario, que hacen que las personas se conviertan en estrellas y luzcan mucho más.

El presentador ha querido quitar hierro a la típica caracterización a la que se somete diariamente en televisión y ha colgado en su Instagram, unas fotos sin ningún complejo. Ya que en la televisión lo hacen teñirse y ponerse polvo de pelo para que brille más, como en la vida real no hay focos, Jordi González ni se tiñe ni tiene tanto pelo como parece.

Jordi González ha querido mostrar una imagen natural, porque una cosa es el tinte negro en plató o el tinte rubio en la calle y el otro son las maravillosas y naturales canas de un maduro e interesante González que como no, también pierde pelo en la frente.

View this post on Instagram

Buenos días precios@s

A post shared by Jordi González (@jordiglez) on

Jordi González siempre se ha preocupado por su físico

El conocido presentador siempre le ha dado mucha importancia a su físico, incluso ha llegado a someterse a un rejuvenecimiento facial, para regenerar su piel y terminar con las imperfecciones que, desde hace muchos años, luce en toda su cara.

Unas cicatrices que le acompañan desde su juventud, cuando viajó al Amazonas y bebió un vaso de agua infectada, una experiencia bastante dramática, según palabras del presentador. Sin embargo, con el paso de los años, esas cicatrices se han convertido en un fuerte reclamo y una seña de identidad.

Gracias al balón gástrico que Jordi González se puso el pasado mes de septiembre, ha conseguido recuperar la figura que lucía antes del verano, temporada en la que, debido a las vacaciones, la gran mayoría coge algún que otro kilo de más.

Jordi González se muestra ‘al natural’ sin maquillaje ni peluquería y  luciendo unas canas muy naturales
Jordi González