Joselyn Cano, la Inlfuencer que comparaban con Kim Kardashian, fallece tras una operación de estética

La mexicana Joselyn Cano, de 29 años de edad y 13 millones de seguidores en Instagram, ha fallecido tras unas complicaciones a raíz de una operación estética

La Influencer mexicana, Joselyn Cano, de solo 29 años, ha perdido la vida tras someterse a una operación estética para mejorar más aún su físico. La joven era considerada como la Kim Kardashian de México, debido al parecido en las curvas de su cuerpo con la celebrity noreteamericana.

La cierto es que, a pesar de que supuestamente su fallecimiento fue el pasado 7 de diciembre, no se dio a conocer hasta este miércoles 16, cuando el periodista Nelssie Carrillo, publicaba en su perfil de Instagram la triste noticia. La familia de Joselyn compartía un vídeo de su funeral donde se mostraba el féretro abierto, mientras algunos lloraban su muerte al lado de sus restos mortales.

La joven era una estrella en Instagram donde acumulaba la friolera cifra de 13 millones de seguidores. Era en su perfil oficial donde la joven mostraba su lado más sensual con unas curvas infinitas, con un claro parecido a la exuberante Kim Kardashian. Su última publicación data del pasado 7 de diciembre, fecha en la cual falleció.

Las complicaciones en la última cirugía estética que han acabado co la vida de Joselyn Cano

En su  última intervención, donde perdió la vida, pretendía realizarse un n levantamiento de glúteos brasileños, donde se le extrae grasa propia de otra parte del cuerpo, para ser inyectada, posteriormente en los glúteos. Una operación, a priori, sencilla, pero que como toda intervención en quirófano, acarrea posibles riesgos y complicaciones.

El mayor riesgo radica en la reintoducción de esta grasa en el músculo del glúteo. Puede ocurrir lo que se denomina una embolia grasa, es decir, que una porción de esa grasa que ha sido previamente filtrada, entre en los vasos sanguíneos y los bloquee. Esto puede suponer una falta de oxígeno en los principales órganos, como los pulmones, e incluso en el cerebro, donde puede provocar un derrame cerebral.