Julia Janeiro, sus ‘bandazos’ como Influencer: vuelve a desactivar los comentarios

La hija de Jesulín de Ubrique y María José Campanario ha realizado su primera campaña publicitaria

La hija de Jesulín de Ubrique y María José Campanario, Julia Janeiro, más conocida en redes como ‘Juls‘ Janeiro, no está dando con la fórmula correcta para poder crecer de manera paulatina en la red social del momento, Instagram. Hace tan solo unos días, todo apuntaba a que Julia había cogido el toro por los cuernos, lanzándose a activar los comentarios en sus publicaciones, algo esencial para crear retroalimentación en tu perfil y así ser el blanco perfecto para las marcas, ávidas de publicitarse en redes.

Lo de privatizar su perfil es algo que ha copiado de otros Influencers. Esta es una estrategia que siguen muchos para poder crear expectación y sensación de exclusividad para aquellos que ya se encuentran entre sus seguidores. Pero los pasos de Julia quizás no hayan sido los adecuados para poder consolidarse como Influencer.

La ‘Kardashian española‘, como así se ha autodenominado ella misma, realizaba su primera campaña de publicidad a través e Instagram, estrenándose como Influencer, gracias a una marca de gafas de sol: «Chicos, esta es la pequeña sorpresita que os traía: son unas gafas de una página web que acaba de empezar, es muy pequeña» comentaba Julia de manera natural y con una tranquilidad pasmosa, sin ápice de nervios al ser su primer trabajo como ‘It Girl’.

Los bandazos de Julia Janeiro en Instagram

Tras un tiempo con su perfil de modo privado, ahora se ha decidido a abrir a todos, otra vez, su perfil en esta famosa red social. Además, después de unos días con con los comentarios activados, algo esencial en un perfil de Influencer, Julia ha dado un enorme paso atrás, volviendo a desactivar los comentarios en sus publicaciones. ¿Qué ha motivado esta drástica decisión?

El desactivar los comentarios la deja fuera de muchas campañas de publicidad que sortean artículo a través de dejar comentarios en los perfiles, y deja de ser atractiva para muchas marcas que están dispuestas a pagar ingentes cantidades de dinero por solo una instantánea, o un breve vídeo.