Kiko Rivera deja por los suelos a Anabel Pantoja, tras sus declaraciones en ‘Sálvame’

El encuentro entre Anabel Pantoja y Kiko Rivera en el ‘Deluxe’, marcó un antes y un después en su relación

La relación entre Kiko Rivera y Anabel Pantoja está tocada de muerte. Los primos que antes se consideraban hermanos, han pasado de ser ‘uña y carne‘, a enemigos públicos. La razón, a estas alturas, la debe saber todo aquel que le interese algo las noticias del corazón y de Telecinco.

Kiko Rivera sacaba a la luz una serie de irregularidades que, supuestamente, habrían cometido su madre, Isabel Pantoja, y el hermano de ésta, Agustín Pantoja.  Además aprovechaba para confesar de la manera más amarga, que su madre era solo una caricatura de su personaje como tonadillera, y que nunca había ejercido de madre, como ella hacía ver en los medios de comunicación.

Unas graves declaraciones que ha tenido terribles consecuencias en su familia. Su hermana, Isa Pantoja, ha confesado en más de una ocasión en el programa donde colabora, ‘El Programa de AR’, que su madre siempre la tuvo en un segundo plano. Ahora las cosas han empeorado, y la prometida de Asraf Beno ha admitido que su madre tampoco quiere tener contacto con ella.

Anabel Pantoja y Kiko Rivera, cada vez más distanciados

Una familia dividida, un clan dividido. Anabel Pantoja, el miembro del clan mas mediático debido a su trabajo en ‘Sálvame Diario‘, ha visto como casi toda su familia por parte de su tía, Isabel Pantoja, la han apartado a un lado debido a su falta de interés en conocer los problemas que les afecta.

Kiko Rivera se enfrentó a ella en el ‘Deluxe’ y la relación quedó herida de muerte. El DJ le pedía que saliera de su vida, porque no le aportaba nada bueno a su familia. La joven Influencer se mostraba muy afectada por esta ruptura, pero seguía hablando de su primo en la televisión, cosa que ha molestado sobremanera tanto a él, como a su mujer, Irene Rosales.

Kiko ha querido contestarle a través de una publicación en Instagram, donde vuelve a reiterar que no quiere saber nada de ella: “Coge una silla, ponte cómoda y espera a que me importe tu opinión, comentaba escribiendo Kiko. “Estoy en un punto de mi vida que para ofenderme primero tienes que importarme”

Pero no contento con poner en su sitio a Anabel, terminaba zanjando toda duda con un mensaje crudo y visceral: “Tú elegiste tu camino y lo respeto. Deja de dar por culo, y sobre todo déjame ser feliz”

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kiko Rivera (@riverakiko)