Kiko Rivera e Irene Rosales, economía saneada y nuevo coche de 80.000 euros

Loquillo cantaba “Yo para ser feliz quiero un camión”, pero parece que los famosos prefieren los coches de alta gama para ser felices

Llega el verano y los famoso y celebrities parecen más abiertos a dilapidar sus fortunas. Es el caso de Kiko Rivera y de Irene Rosales, con su recién adquirida nueva y saneada economía. Y es que tras vender la parte que le correspondía de Cantora, el hijo de Isabel Pantoja, ya no tiene que estar quejándose de no tener dinero.

Él mismo confesaba en el programa presentado por David Broncano que se emite de Movistar, ‘La Resistencia’, que tenía en el banco algo más de 1 millón de euros. “Tengo dinero suficiente para que tanto mis hijos como yo vivamos el resto de mi vida, si me muero esta noche, claro“. No hace mucho tiempo, Kiko se quejaba en televisión y en sus redes, que debido a la pandemia su fuente de ingresos como Dj, se había visto tontamente anulada.

Amargamente confesaba, que estaban viviendo con la ayuda que se le concedió a los autónomos afectados por le repercusión del Covid-19. Pero desde entonces la cosa ha cambiado mucho. Irene y Kiko ahora disfrutan de una solventada vida, y para celebrar el haberse quitado parte de Cantora de encima, la familia se ha ido a pasar unas semanas de relax y descanso a una casa rural con piscina incluida.

Un impresionante vehículo de gama alta, un Audi Q7, el último capricho de Irene Rosales y de Kiko Riveira

Pero la pareja tenía en mente otros capricho que ha mostrado en sus redes. Ambos llevaban un tiempo pensado en adquirir un vehículo nuevo, máxime porque Isabel Pantoja les quitó el coche que ambos usaban para moverse por Sevilla y por toda España.

Para demostrarle que pueden vivir perfectamente sin la presencia de la tonadillera en sus vida, han tirado la casa por la ventana y se han comprado un coche de gama alta, al alcance de muy pocas personas. Hablamos de un Audi Q7, que puede ascender a 80.000 euros. Ya llegó el día esperado, ya tenemos nuestro coche“ confesaba el DJ.