Kiko Rivera se derrumba tras reencontrarse con su madre, Isabel Pantoja, en Cantora

Kiko Rivera ha salido de Cantora tras reencontrarse con su madre, Isabel Pantoja, visiblemente emocionado y con lágrimas en los ojos Kiko Rivera no ha podido contener las lágrimas tras salir de la finca que lo vio crecer, Cantora. Tras largos meses sin pisar la que fue su casa, Kiko ha regresado por un importante y triste motivo que ha conmocionado al clan Pantoja; el fallecimiento de su abuela, Ana María Martín Villegas. Tras años luchando contra el Alzheimer, y con 90 años, Ana ha dicho adiós arropada por su dos hijos, Agustín e Isabel, quienes se desvivieron por cuidarla con el mismo esmero que ella le dedicó a sus hijos. Hace unos días, la madre de la tonadillera tuvo que ser ingresada en el Hospital de Cádiz, debido a un empeoramiento en su salud. A los pocos días fue dada de alta y fue en Cantora, en total tranquilidad, donde ha fallecido. Kiko Rivera, quien debido a sus trifulcas judiciales y familiares ha dividido al clan en dos, regresaba de La Graciosa, donde se encontraba, junto a Irene Rosales, y casi todos los invitados a la boda de Anabel Pantoja. Lo hacía ‘in extremis para poder estar al lado de su madre y despedirse de abuela. Ya en Andalucía, Kiko, así como Isa y Anabel, se acercaron a Cantora para poder estar con Isabel y de paso darle el último adiós a su abuela.

Kiko Rivera sale de Cantora muy emocionado, tras reencontrarse con su madre, Isabel Pantoja

A las 6 de la tarde de este miércoles, Kiko, Isa, Anabel, y Raquel Bollo, llegaban a Lanzarote, donde cogerían un vuelo hacia Sevilla. Fue a las 23:30 hora peninsular, cuando todos ponían rumbo a Cantora. Pero ¿Qué ocurrió en el reencuentro entre Kiko e Isabel? Kiko, no sabía si finalmente acudiría a Cantora para ver a su madre, pero en el último momento y tras enviar una audio a ‘Sálvame’, ha acudido al lado de su madre para prestarle el apoyo que necesita en estos momentos tan difíciles: “A mí hoy se me ha muerto mi abuela pero, a mi madre, sea de la manera que sea, se le ha muerto su madre… así que yo voy a ir a Cantora, evidentemente (…) Si me dejan pasar, le daré un abrazo a mi madre y me iré”  Tras este en el interior de Cantora aproximadamente algo más de 2 horas, y salía en el vehículo que iba conducido por el hijo de Raquel Bollo, Manuel Cortés. Sin querer dar declaraciones, el rostro de Kiko aquejaba el ajetreo del largo viaje de La Graciosa a Medina Sidonia, y también la emoción por despedir a su ‘yaya’, y reencontrarse con su madre, Isabel Pantoja. ¿Habrá habido entendimiento entre madre e hijo? solo el tiempo lo dirá. ]]>