Kiko Rivera ha ganado unos kilos tras la cuarentena que nos confinó a todos en casa el pasado mes de Marzo

Kiko Rivera y su prima, Anabel Pantoja, parecen tener una relación amor-odio con la comida. Ambos no han dudado en pasar por quirófano para someterse a tratamientos concretos para poder perder los kilos que le sobraban. Hijo y sobrina de Isabel Pantoja se sometía a la instalación de una banda gástrica para reducir el tamaño del estómago y así ingerir menos cantidad de comida.

Tanto Kiko como Anabel lograron adelgazar una buena cantidad de kilos, pero en todo tratamiento para adelgazar, si no se acompaña con una dieta alimenticia y algo de ejercicio, con el tiempo puede provocar un efecto rebote.

Es lo que le ha pasado a los dos. Tanto Anabel como Kiko han visto como los kilos de más han regresado a sus vidas. De hecho, la sobrina de Isabel Pantoja ha hecho de sus kilos de más una manera de lograr afianzarse en Instagram. Su culto al ‘Body Positive‘ la han aupado al Olimpo de las instagrammers Plus Size que se sienten a gusto con su cuerpo.

Kiko Rivera admite haber ganado unos kilos de más

Pero Kiko Rivera no parece estar tan a gusto con su cuerpo como su prima, por lo que él mismo publicaba en su perfil de Instagram, un divertido pasando veraniego acostado en una tumbona de piscina, en el que reza lo siguiente: “He cogido unos kilos, ¡pero ya estamos en proceso de quitarlos!”

Irene Rosales Y Kiko Rivera se encuentran en plenas vacaciones en un lujoso hotel en Gran Canaria, donde han aprovechado para desconectar de la rutina diaria y para visitar a Anabel Pantoja, quien reside en esta misma isla junto a su prometido, Omar Sánchez. Ambos acudieron a la celebración de cumpleaños de Anabel quien cumplía nada menos que 34 años.