Koke, el perro que recibía palizas, y que conmovió a Jorge Javier Vázquez

Jorge Javier Vázquez muestra su indignación al conocer la historia de Koke

Jorge Javier Vázquez muestra su indignación al conocer la historia de Koke

En mayo de 2021, Hugo Pesquera, de la escuela canina Procan, presentaba en ‘Sálvame’ a Koke, un perro que acababa de cumplir los cuatro años y cuya mirada penetrante y triste cautivó no solo a los presentes en el plató sino también a la audiencia. Su mirada lo decía todo. Se le notaba el miedo pero también el dolor sufrido.

Sin embargo, la historia de este perrito abandonado, caló hondo en Jorge Javier Vázquez, quien se quedó prendado nada más verlo. A este perro le tocó vivir una vida de lo más injusta, llena de sufrimiento y tristeza.  Vivió con su familia hasta que se cansaron de él y lo abandonaron, pero por su lealtad, un perro siempre vuelve, él volvía y cada vez que regresaba, recibía una paliza.

Ya después de un tiempo, su dueño, ya harto de que siempre volviese, decidió que lo ‘mejor’ era atarlo a una farola sin comida ni bebida, un relato que llegó a indignar al presentador:  “¿Qué clase de gentuza es esa?” . Era tanto el miedo tenía Koke que tuvieron que recogerle con una jaula trampa.

Por eso, Koke tiene muchos miedos, pero evolucionan y llegan a adaptarse a su nuevo entorno. El presentador, cautivado por Koke, estaba a punto de adoptarle: “Tengo que consultar porque no vivo solo. Pienso y te llamo”.

El presentador expresa el amor que siente por sus perros

El presentador siente un gran amor por sus perros adoptados, dando una segunda oportunidad a perros que estaban viviendo en protectoras. Actualmente tiene cinco perros conviviendo con él. Así cuenta Jorge Javier cómo vivió en directo la triste historia de Koke, que actualmente se llama Brusse, y ha sido el último en llegar a su casa.

“Traen a ‘Sálvame’ un perro con mirada tristísima. Lo veo antes de que lo entren al plató con Hugo, la persona que se encarga de conducir la sección del programa en la que fomentamos la adopción. En cuanto lo vi no tuve ninguna duda: el perro se venía a mi casa. Al menos esa noche. Luego ya veríamos, pero tenía claro que no quería que volviera a la protectora.”

Y eso mismo hizo el presentador, llevárselo a su casa. “Ese día me di cuenta de que son los perros los que nos eligen a nosotros. Al mirarme, me pidió que no lo abandonara. Se llamaba Koke, pero el nombre no me gustaba nada, así que le he puesto Tom por Tom Brusse, comenta el presentador.

Mis otros perros han aceptado su llegada con alegría. Estoy muy orgulloso de ellos. Son buenos perros. Muy generosos, aceptan sin problemas a nuevos miembros porque entienden que vienen de lugares donde no sobraba precisamente el cariño”, escribe Jorge Javier Vázquez.

Jorge Javier Vázquez muestra su indignación al conocer la historia de Koke