Koni, el perro que Putin usó para ‘atemorizar’ a Angela Merkel

Angela Merkel vivió un momento muy tenso durante una reunión con Vladímir Putin

Angela Merkel vivió un momento muy tenso durante una reunión con Vladímir Putin

Angela Merkel, ex canciller de Alemania, se convirtió en el año 2007 en la protagonista de un momento que terminó por pasar a la historia, tras una reunión con Vladímir Putin en su residencia de verano. El presidente ruso, que siempre se ha situado en el centro de la polémica, tuvo una reunión con Merkel en su residencia de verano, en el que una vez más se mostró como un mandatario fuerte y con las ideas claras.

De hecho, con todo su equipo siguiendo al pie de la letra sus indicaciones. “Muy difícil de trato, comunicativo, solitario, enormemente mandón y puede humillar”. Con estas palabras definió Javier Solana, ex secretario general de la OTAN, a Vladímir Putin en ‘La Linterna’.

Son pocas las personas que conocen realmente al artífice de la guerra que tiene en vilo a todo el mundo. Sí se conocen algunos episodios concretos de su vida personal y política. Uno de estos episodios, muy sonado en su momento, tuvieron como protagonistas a la entonces canciller alemana, Angela Merkel, y el perro de Putin, Koni, que ante la mirada atónita de los periodistas escenificaron un encuentro que terminaría por pasar a la historia.

Angela Merkel vivió un momento muy tenso durante una reunión con Vladímir Putin

¿Qué ocurrió en la reunión en Sochi entre Merkel, Putin y el perro del presidente ruso?

Angela Merkel viajó hasta la residencia de verano de Putin, en Sochi, donde mantuvieron un encuentro, uno de los primeros entre ambos dirigentes. Ambos dirigentes se encontraban en medio de su conversación en la sala de reuniones cuando uno de los perros de Putin, Koni, accedió a la sala y se colocó entre ambos.

Las imágenes mostraban un claro gesto de incomodidad de la canciller alemana, que optó por mirar a los ojos a Putin y apartarlos del animal. Años después, la propia canciller admitió en una entrevista que tenía especial “respeto” hacia estos animales tras haber sido atacada por uno en el año 1995.

De hecho, Merkel respondió a la presencia del perro del presidente ruso con humor y alegó que “después de todo no come periodistas”, en declaraciones a la revista ‘The New Yorker’ en el año 2014.

¿Por qué entró el perro en la reunión?

“Entiendo por qué hizo esto: para probar que él es un hombre. Él está asustado de su propia debilidad. Rusia no tiene nada, ni una política ni una economía exitosas. Todo lo que tiene es eso (el perro)”, explicó en su momento Merkel.

Por otro lado, en unas declaraciones que realizó al periódico alemán ‘Süddeutsche Zeitung’, Merkel quiso matizar que no era tanto el miedo que sintió sino “una cierta inquietud”. “Aunque creo que el presidente ruso sabía muy bien que no estaba ansiosa por saludar a su perro, lo trajo consigo”, añadió.

Finalmente, tras aquel reencuentro, Putin aseguró más tarde que no tenía conocimiento de la fobia de Merkel y, según él, le pidió disculpas tras el incidente en Soch, asegurando que en ningún momento quiso asustar a Merkel. “Quería hacer algo bonito por ella. Cuando descubrí que a ella no le gustaban los perros, claro que me disculpé”, aseguró el presidente ruso.

Angela Merkel vivió un momento muy tenso durante una reunión con Vladímir Putin