Lydia Lozano entrevistada por Bertín Osborne

Lydia Lozano: “Tres días antes de la boda me quedé sin cura”

Lydia Lozano se convirtió en la primera invitada del programa ‘Mi casa es la tuya’. La periodista le contaba a Bertín Osborne que su boda tuvo todos los elementos para ser un episodio de una comedia de enredos: desde problemas de puntualidad hasta un sacerdote faltante, con aquel casamiento pasó de todo.

La boda estuvo marcada por los percances. El primero de ellos fue que se quedaran sin sacerdote para que los casara cuando ya estaban todos los preparativos hechos. Era, según cuenta, un conocido de la familia, que sufrió una desgracia en esos días, y no pudo tampoco ayudarlos a resolverlo.

“Tres días antes de la boda me quedé sin cura”, contó. “Era amigo de mi cuñada Paloma, se le murió alguien y nos dejó tirados”.

La boda de Lydia Lozano al más puro estilo de "comedia de enredos": buscó sacerdote en las 'páginas amarillas'
Lydia Lozano y Charly el día de la boda

Lydia Lozano buscó sacerdote en las páginas amarillas

Por una sugerencia que recibió en el salón de belleza, buscó en las páginas amarillas. Allí, cuenta, salían seis sacerdotes, y los llamó a todos. “Ninguno me quiso casar”, recuerda. Pero no dejó de aprovechar la circunstancia: “Les hice un reportaje en Interviú y saqué una pasta. Los denuncié a todos. Oye, me pagaron la luna de miel”.

Pero esta no fue la única anécdota concerniente a la búsqueda de un sacerdote que los uniera en matrimonio ante Dios. La periodista también le contó a Bertín Osborne, que en su recorrida en Vespa por las iglesias hubo una caída de la que podrían haber salido mal parados. “No fuimos los dos escayolados de puro milagro”.

La boda de Lydia Lozano al más puro estilo de "comedia de enredos": buscó sacerdote en las 'páginas amarillas'
Lydia Lozano y Charly

Lydia Lozano se confundó al decir los votos: “estaba tan nerviosa que dije Yo Charly te quiero a tí Lydia”

El día de la boda estuvo marcado por los problemas. El novio, que había estado disfrutado de su despedida de soltero, “con algunas amigas tuyas”, le soltaba a Bertín, llegó meddia hora después de lo establecido. Ya la familia empezaba a inquietarse y a pensar que él la había plantado frente al altar.

Todo esto hizo mella en sus nervios. Hasta tal punto que se confundió diciendo los votos. “Estaba tan nerviosa que dije Yo Charly te quiero a tí Lydia”, rememora.

Al principio, confiesa, él no sabía que ella trabajaba en el mundo del corazón. Cuando se enteró, eso pasó de todas maneras a ser un tabú social: tenía amistades muy conocidas, a las que Lydia les había sacado fotos.

La boda de Lydia Lozano al más puro estilo de "comedia de enredos": buscó sacerdote en las 'páginas amarillas'
Lydia Lozano entrevistada por Bertín Osborne