La entereza con la que Lola Ortiz afronta la muerte de su padre y de su novio, Luis Ojeda 

En menos de un año, Lola Ortiz ha sufrido la pérdida de su padre y de su pareja, el jugador de la UD. Las Palmas, Luis Ojeda

Triste, así se podía calificar el último año de la joven canaria Lola Ortiz, quien saltaba a la fama tras convertirse en tronista de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’. Lola se encuentra atravesando la peor etapa de su vida, pero lo hace con el valor de seguir adelante y reponerse, en un momento tan difícil como irreparable.

Lola siempre se ha caracterizado por ser una mujer de carácter y valiente. El pasado mes de abril y en pleno estado de alarma, la joven ahora Influencer, se enteraba de que su padre había fallecido de un cáncer de próstata que no quiso tratarse. Se sintió entonces vacía, sola en Madrid, ante un extraño sentimiento que no supo gestionar. No era tristeza, de hecho no se desahogó hasta tiempo después, cuando habló con su psicóloga y decidió viajar a Canarias con un salvoconducto de defunción.

Su padre y ella casi no tenían relación. Lola manifestaba que su padre nunca la aceptó y desde entonces decidía alejarlo de su vida. Por este mismo motivo y tras el fallecimiento de su padre, Lola se quedaba a vivir en su tierra natal, para estar cerca de los suyos. Algún tiempo antes, Lola comenzó a consolidar su relación con Luis Ojeda Suárez, un joven futbolista de solo 20 años, que militaba en la UD. Las Palmas.

Lola Ortiz llora la muerte de su novio, Luis Ojeda Suárez

Fue el pasado 24 de abril, cuando conocíamos la triste noticia de la muerte, de manera extraña y repentina, de Luis Ojeda Suárez, una joven promesa del fútbol, que con solo 20 años ya militaba en las filas de la UD. Las Palmas.

Lola recibía otro duro golpe de la vida, al perder a su novio, que solo un mes antes había presentado en sus redes sociales, proclamando su amor. La joven ex tronista de ‘MYHYV’, no ha tenido más remedio que afrontar la realidad y aceptar que no puede cambiar el destino, solo adaptarse. “Tengo una capacidad de recuperación rápida y pronta. No me puedo permitir estar aquí encerrada y mal. Me vuelvo loca”

La joven se ha centrado en terminar sus estudios de Psicología, que seguro que le están ayudando a pasar este bache en el camino. “El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional” ¡Ánimo Lola!.