La entereza con la que Mila Ximénez repartió su legado: a Kiko Hernández o a Belén Esteban entre otros

Mila Ximénez nos dejaba el pasado 23 de junio de 2021, tras haber tratado de luchar contra un cáncer de pulmón

La famosa periodista sevillana y colaboradora de ‘Sálvame’, Mila Ximénez, por fin descansa en paz. En verano del año pasado, la ex de Manolo Santana, se enfrentó a la peor noticia que le podían haber dado. Tras una exhaustiva revisión médica, le era diagnosticado un cáncer de pulmón en un estado muy avanzado. Había metastizado hacia otros órganos haciendo imposible su curación.

Sólo podían frenar su avance e impedir lo que finalmente ocurrió el 23 de junio. Mila decidía que la sedaran una semana antes de su óbito, pero antes quiso dejar las cosas bien atadas y poner en orden su legado.

Tenía claro que tras dejar este mundo, sus cenizas tenían que descansar junto al amor de su vida: su hija Alba, y junto a sus dos nietos a los que amaba con locura. Alba ya se encuentra en Amsterdam, donde reside con su familia, y con ella se encuentran los restos de Mila Ximénez.

MIla Ximénez deja su legado muy bien repartido entre su familia y amigos

Mila no estuvo sola en el duro proceso de su despedía. Su hija Alba y los tres hermanos de la colaboradora de televisión, Encarna, Concha y Manolo, se desplazaban a la vivienda de la periodista para que en ningún momento de su recta final, sintiera angustia o soledad. Antes de pedir la sedación, Mila quiso despedirse de algunos de sus compañeros de trabajo, como Jorge Javier Vázquez, Kiko Hernandez o María Patiño.

Pero además de esta despedida, también tuvo tiempo y la entereza para dejar su legado y sus pertenencia bien repartidas, cuidando al más mínimo detalle y escogiendo qué persona podría apreciar cada objeto.

Durante la mudanza de sus pertenencias en la lujosa vivienda que tenía junto al Estadio Santiago Bernabéu, los reporteros pudieron captar algunas imágenes en las que se pueden apreciar algunos de los enseres legados a Kiko Hernández o a Belén Esreban. Los operarios introducían en un camión de mudanzas un cuadro de estilo cubista, con un rótulo en el que ponía el nombre del famoso colaboradora, mientras que un sobre blanco, llevaba inscrito el nombre de Belén Esteban

Pero lo que más emocionó fue un cuadro en el que aparecía Mila y su hija Alba, cuando era una niña. En el rótulo que lleva a adherido se podía leer ‘A Amsterdam’. Sn lugar a dudas un bonito recuerdo para que sus nietos, Alexander y Victoria, no se olviden jamás de su abuela.