Ova, la perrita que le devolvió la sonrisa a Mila Ximénez hasta su muerte

Mila Ximénez fallecía el pasado mes de julio a consecuencia de un cáncer de  pulmón diagnosticado en verano de 2020

Mila Ximénez se marchó rodeada de los suyos tras haber resuelto muchos cabos sueltos en su vida. Pudo despedirse de sus amigos más íntimos a través de teléfono y también personalmente, como fue en el caso de sus compañeros de Sálvame.

Quienes estuvieron a su lado de principio a fin, fueron sus hermanos, que no la dejaron ni un solo minuto sola en su dura lucha contra el cáncer, ni tampoco en su recta final, cuando ya nada se podía hacer.

Mila descubría, casi por casualidad, que los dolores que sentía en su costado determinarían los días que le quedaban por vivir. Un diagnóstico tan brutal como injusto, provocaba que Mila sacara fuerzas de donde ya no tenía para afrontar su última y feroz batalla. Un cáncer de pulmón en estado muy avanzado terminaba con la vida de una las periodista de prensa rosa mas polémicas de nuestro país.

Ova, la perrita de Mila Xíménez que le devolvió las ganas de vivir y la sonrisa

Ova llegó a la vida de Mila en el momento justo y necesario para hacer su magia. La perrita de raza caniche, le devolvió a la sevillana la sonrisa, y las ganas de afrontar la peor etapa en su vida. Fue en una entrevista para la revista en la que trabajaba, ‘Lecturas’, donde Mila se abrió en canal para confesar sus miedos y el temor a mirar de frente al cáncer que la devoraba.

Pero también reveló con alegría que había vuelto a enamorarse. “En estos tiempos de soledad, alguien se ha incorporado a mi vida y me hace muy feliz”. Era Ova, la pequeña caniche color caramelo que le devolvió la sonrisa y las ganas de vivir su día a día con ilusión y esperanza.

“Se llama Ova y es mi nueva mascota (…) Ova es pequeña, pero ocupa un espacio enorme en mi casa. Acaba de llegar y consigue cada mañana sacarme una sonrisa cuando los dolores me confinan en la cama” confesaba llena de ilusión Mila, a quien se le iluminaba la cara cuando volvía a casa y se reencontraba con su amiga de cuatro patas.

Ova estuvo al lado de Mila durante todo su tratamiento, incluso cuando ya no podía levantarse de la cama. Según narró la periodista Marisa Martín-Blázquez en ‘El programa de Ana Rosa’, Mila pidió a su hermana Concha, que le buscara un nuevo hogar a Ova, un hogar donde se sintiera querida y con niños, para que pudiera jugar con ellos.

“Me contaba Concha que ya tenía todo solucionado y que no llegaba el momento. De repente, la perrita estaba todo el rato en al cama de Mila y estaba pendiente de Mila y no encontraban quién se la podía llevar” contaba Marisa a Ana Rosa Quintana.

Tan fuerte era el nexo de union entre Ova y Mila, que no se marchó hasta que por fin, la familia que adoptó a Ova la recogió en su casa. Con la certeza de que su ‘peludita’ amiga estaba en las mejores manos posibles, Mila cerró los ojos y su corazón se apagó para siempre.