La evolución física de Isabel Sartorius, ex del rey Felipe VI

Isabel Sartorius, la que un día fuera ‘la novia de España‘, por su relación con el entonces Principe Felipe de Borbón, ha logrado solucionar sus problemas con el peso

En la vida de la que fuera ‘novia de España’ por su noviazgo con el ahora rey Felipe VI, Isabel Sartorius, ha habido muchos cambios, pero sobre todo muchos cambios de imagen debido a sus oscilaciones con el peso. Tras una época en la que Isabel aparecía irreconocible en la prensa, ésta bajó de peso y recuperaba su estupenda figura que aún conserva.

Pero  ¿Cómo lo ha hecho? Pues conociendo su cuerpo y adaptándose a la dolencia que sufre desde hace muchos años, el hipertiroidismo: “Antes comía para calmar la tristeza y el estrés”, exclamaba Isabel en aquel momento de su vida. “Estoy en un momento de cambios hormonales en el que se me ha descompensado todo más y estoy intentando regularme con la ayuda de un médico”, revelaba tras haber adelgazado hasta recuperar su espléndida figura que lucía de joven.

También reconocía que a sus entonces 52 años, ya no se fijaba en el peso de la báscula, tan sólo se cuidaba de no engordar: “Siempre estoy luchando con el peso porque tengo el hábito de comer. Estoy en una edad mala en la que cuesta mucho bajar un kilo, por eso ya no me peso, pero intento no engordar” Eso si, reconocía que lo único bueno de tener algunos kilos de más es que la piel se tensa y no tienes arrugas.

La evolución física de Isabel Sartorius, ex del rey Felipe VI

Isabel Sartorius sufre hipotiroidismo, lo que provoca disminución del metabolismo basal y le obliga a cuidar mucho su alimentación

En esta lucha permanente con su figura Isabel lo ha probado todo. Desde unas pastillas quemacalorías, de las que además fue imagen, a la famosa dieta de la alcachofa o la dieta Ravenna, una dieta hipocalórica que ayuda a alcanzar el peso ideal apoyándose, además de en la nutrición, en la psicología y la medicina. Sin embargo, aunque con todas ellas consiguió bajar inicialmente de peso, después se produjo siempre el temido efecto rebote.

Cuando el peso afecta a la salud

No obstante, Isabel es de las que no tira la toalla fácilmente. Ahora ha vuelto a adelgazar y lo ha hecho drásticamente. La que fuera novia de Felipe VI ha perdido más de 20 kilos. En esta ocasión ha sido una razón médica, y no estética, lo que le ha animado a hacer régimen. Isabel sufre un grave problema de cadera que la obliga a pasar por quirófano de manera urgente.

Desde que ha perdido peso, Isabel se muestra mucho más ágil. Aun así deberá pasar por quirófano y someterse a un implante de cadera.

Hace tiempo que Sartorius se mueve con dificultad y que los dolores le impiden hacer una vida normal. “Me da vergüenza decirlo, pero por las mañanas me duele todo el cuerpo, las articulaciones, y resulta muy molesto”, reconocía recientemente.

Ella era consciente de que sus kilitos de más no ayudaban y es que, tal y como reconocen los expertos, el sobrepeso aumenta el desgaste ejercido sobre las articulaciones que trabajan en carga. Antes de pasar por quirófano, los médicos intentaron solucionar sus problemas de cadera con medidas menos agresivas, como la osteopatía, pero no funcionó.

Isabel Sartorius, Una Coach emocional para adelgazar

Sin embargo, aunque se proponía firmemente adelgazar no lo conseguía. Y es que todo parecía ponérsele en contra. Isabel sufre un problema de tiroides, que unido a los problemas hormonales propios de la edad, hacía que perder peso fuera una misión imposible. Pero lo ha conseguido. Un estricto régimen en una clínica de Madrid, y mucho coaching emocional, han ayudado a que Sartorius recupere su esbelta figura.

Las claves de Isabel

Su trabajo como coach profesional le ha servido a Isabel Sartorius para superar sus problemas con la comida y su ansiedad. Después de años luchando con su peso, ella misma llegaba a esta conclusión:

  • A veces damos a la comida un papel que no es el suyo, el de ansiolítico. Esto provoca en nosotros un sentimiento de culpa y una enorme frustración porque sentimos que es un aspecto de nuestra vida que se escapa a nuestro control.
  • Para solucionarlo, el primer paso es distinguir el hambre emocional del hambre físico. Según Isabel, el hambre emocional tiene características propias. Aparece de repente, es un hambre caprichoso.
  • Buscas un alimento concreto. Ese que te recompense de tu malestar emocional. Además es inmediato, no puede esperar.
  • Identificarlo para superarlo. Aprender a reconocer qué situación es la que ha disparado esa necesidad compulsiva de comer, es el primer paso para superarlo.