La ex concursante de 'Supervivientes 2019', Violeta Mangriñán, confiesa el gran trauma de su infancia

La extronista de ‘MyHyV’ y exconcursante de ‘Supervivientes’, habla sobre el trauma que le causó la separación de sus padres

Violeta Mangriñán, ya recuperada de los problemas de salud que le obligaron a tener que abandonar ‘Supervivientes 2019‘, revela como fue su difícil infancia con el divorcio de sus padres.

Violeta se convirtió en una de las grandes protagonistas de la presente edición del reality de Telecinco. Principalmente por el drama de su ruptura con su antigua pareja Julen, tras conocer en el concurso a Fabio. Esta situación sentimental le causó mucho sufrimiento y llantos en la isla.

Sin embargo el drama de su vida amorosa se queda corto, al lado del trauma que la extronista valenciana tuvo que vivir con la separación de sus padres. Así lo revelaba en una entrevista realizada para la revista Lecturas.

Violeta confesó que el divorcio de sus padres -cuando ella era aún una niña- marcó su infancia. Para ella supuso un antes y un después en su vida. Al separarse sus padres, el juez dictaminó el régimen de custodia compartida.

Violeta se fuera a vivir con su padre y su hermana pequeña Lila con su madre, algo que para ella se convirtió en un trauma:“Fue muy traumático. Yo me fui con mi padre y mi hermana con mi madre”. 

La ex concursante de 'Supervivientes 2019', Violeta Mangriñán, confiesa el gran trauma de su infancia

Según sus palabras, Violeta fue menos afortunada que su hermana ya que su padre se ocupaba muy poco de ella. La valenciana define a su padre como un “pasota” que vivía la vida con su pareja, mientras ella quedaba al margen:

“Mi padre siempre ha sido muy pasota, hacía su vida con su pareja y yo vivía prácticamente sola. Mi padre no hizo las cosas bien. En casa he crecido con violencia y gritos, y eso te hace mella en la cabeza”.

La extronista confesó que desde los 14 años vivía sola, aunque se encontraba bajo el mismo techo que su padre. También afirmó que con 20 años se fue de su casa demandando a su padre, tras varios asuntos muy feos.

A pesar de la pésima relación que ha tenido durante muchos años con su progenitor, Violeta se ha esforzado para recuperar la relación con él y darle una nueva oportunidad.