La extraña actitud de Boris Izaguirre al ser preguntado por Rocío Carrasco y Miguel Bosé

Boris Izaguirre siempre se ha distinguido por su amabilidad hacia la prensa, pero sobre todo por su educación a la hora de contestar incluso a preguntas incómodas

Boris Izaguirre se convertía en toda una celebridad, gracias a la oportunidad que en su día le dio Xavier Sardá en ‘Crónicas Marcianas’. Sus comienzos en Venezuela, de donde es oriundo, fueron duros pero con paso firme. Siendo aún un adolescente, aún con 16 años, comienza a escribir para el diario ‘El Nacional’ de Caracas, donde ya se decantaba por la crónica social del país latinoamericano. Llegó a ser guionista y coautor, junto a Ignacio_Cabrujas, de dos de la telenovelas más vistas de este país, hablamos de ‘La dama de Rosa’ y Rubí Rebelde’.

Ya en España colabora repetidamente en varios medios de tirada nacional, como El País, o revistas como ‘Fotogramas’, o ‘Zero’. Pero  su verdadero despegue fue cuando se puso delante de una cámara. Comenzó apareciendo tímidamente en programas como Moros y cristianos, La noche por delante y Más madera en Telecinco, pero donde se consagró fue el el programa nocturno diario presentado por Xavier Sardá.

El amor por la cultura y por la educación en todos los sentidos ya le viene de cuna. Su padre, Rodolfo Izaguirre, fue director de la Cinemateca Nacional de Venezuela y ha escrito varios libros sobre el séptimo arte. Mientras que su madre, Belén Lobo, fallecida en 2014, fue una gran bailarina de danza clásica que amaba todo lo relacionado con la cultura y el ballet.

 

Boris Izaguirre se muestra irreconocible tras dar una mala contestación a la prensa

Los que ya conocerán a Boris saben que es una persona que nunca ha dado una mala contestación y siempre ha atendido a los medios con suma exquisitez. Por este mismo motivo extraña tanto que Boris haya mostrado su lado más cambiante, al contestar a algunos reportero de la agencia Europa Press, que solo querían saber qué opinaba sobre ciertos temas del momento.

De todos es sabido que Boris guarda una muy buena relación con Rocío Carrasco y su marido, el abogado sevillano Fidel Albiac. Además nunca ha ocultado que se lleva muy bien con Miguel Bosé, cantante que está inmerso en una polémica sobre el negacionismo del Covid-19. Los reporteros trataron de arrancarle unas declaraciones al venezolano, pero este se mostró esquivo y muy incómodo con una compañera de profesión que solo hacía su trabajo. Boris le increpó, visiblemente molesto, preguntándole si tenía “licencia de periodismo”; mientras que declaraba muy serio y con el ceño fruncido: “No pienso responder a nada y le agradecería que no me siguiera porque no tengo ninguna opinión”. Tras la insistencia de los profesionales, éste volvía a reiterarse: “No tengo ninguna opinión de ninguna de las preguntas que me quiera hacer”.

Un mal día lo tiene cualquiera y no siempre es buen momento para preguntar a algún famoso sobre las polémicas de actualidad pero no es habitual que Boris se muestre tan irascible a la hora de realizar declaraciones a la prensa.